Inicio /  /  Alumnos que indagan para llegar al aprendizaje

Metodologías didácticas

Alumnos que indagan para llegar al aprendizaje

Alumnos que indagan para llegar al aprendizaje Los espacios del aprendizaje son importantes especialmente en edades tempranas (Foto: SEK)

Los colegios que siguen el programa de Bachillerato Internacional aplican un modelo de aprendizaje basado en la indagación en las que los alumnos deben explorar una serie de retos que les proponen los profesores a través de las distintas asignaturas en cada etapa educativa.

La indagación es una filosofía de trabajo en estos centros, que persiguen de este modo que los alumnos desarrollen su capacidad de actuación para encontrar soluciones a los problemas, su creatividad, que aprendan a comunicar y a pensar. “Se trata de proponer a los alumnos unos objetivos a alcanzar con un enfoque constructivista y son los ellos los que llegan al conocimiento, ya que el profesor sólo los guía”, explica Begoña Ortiz, coordinadora de Primaria del Colegio SEK El Castillo. Así, “provocamos ciertas preguntas, les invitamos a pensar cómo pueden llevar eso a la realidad e intentamos que no sean aprendizajes aislados, sino que sean capaces de situarse en un tiempo y en un contexto determinados”.

Las Unidades de Indagación se extienden desde Infantil hasta Bachillerato, etapas a lo largo de las cuales se crean experiencias de aprendizaje que permiten comprender el entorno, practicar habilidades y desarrollar su interés por aprender. En los Colegios SEK, que desarrollan el modelo de Bachillerato Internacional, estas unidades abordan en el Programa de la Escuela Primaria (PEP), de los 3 a los 12 años, cuestiones que giran en torno a seis temas: “quiénes somos”; “dónde nos encontramos en el tiempo y en el espacio”; “cómo funciona el mundo”; “cómo nos expresamos”; “cómo compartimos el planeta” y “cómo nos organizamos”.

A partir de una idea central a la que se quiere que lleguen los alumnos, y que responde al currículo de la Lomce, los profesores proponen una serie de experiencias de aprendizaje que incluyen lluvias de ideas, preguntas lanzadas a los alumnos y otras creadas por ellos, observación y exploración manipulativa, experimentos, juegos guiados, talleres de experiencias sensoriales, roleplaying (representaciones) o canciones.

Al tratarse de un modelo transversal que implica a varias asignaturas, la clave de su funcionamiento reside en la coordinación entre materias y docentes antes, durante y después del proceso, de modo que “los profesores se reúnen por lo menos una vez a la semana y en verano se realiza una planificación vertical de todos los cursos”, aclara Ortiz.

El programa tiene una forma similar de actuar en todas las etapas aunque hay una serie de características que se adecúan a la edad, a medida que los alumnos van siendo cada vez más independientes. De esta forma, a finales de 6º de Primaria los estudiantes deben hacer una exposición de un trabajo colaborativo. En el Programa de los Años Intermedios (PAI), lo que en el Bachillerato Internacional equivale a la ESO, se hace un trabajo similar pero individual, con un proyecto personal. Y en Programa de Diploma (Bachillerato) los estudiantes realizan una monografía más elaborada.

Con independencia de estos proyectos finales, el sistema conlleva la elaboración de una serie de trabajos específicos a lo largo de cada curso. En Primaria, por ejemplo, deben hacer un mínimo de seis (uno por cada unidad de indagación), aunque en 3º y 4º suelen ser más, apunta Begoña Ortiz, ya que se abordan cuestiones como el cuerpo humano.

“Es una forma diferente de entender la educación”, asegura la coordinadora. “Todo el aprendizaje se basa en la indagación, las bibliotecas y los ordenadores son fundamentales, cada equipo puede interpretar la idea central de diferentes formas y eso es muy enriquecedor”, agrega, al tiempo que califica de “fantásticos” los resultados de la experiencia. “Les digo a los alumnos que tienen que llegar a Roma y lo hacen, cada uno a su manera, porque tienen estrategias para resolver problemas, saben afrontarlo, pensar y decidir”.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.