Inicio /  /  Dos años de método Singapur de matemáticas en España

Metodología docente

Dos años de método Singapur de matemáticas en España

Dos años de método Singapur de matemáticas en España El profesor Yeap Ban Har ha impartido formación a docentes y responsables educativos en la UAH

La resolución de problemas y el aprendizaje cooperativo son la piedra angular del método Singapur para la enseñanza de las matemáticas, en el que las operaciones y los procesos de cálculo rutinarios ceden el protagonismo a actividades centradas en la reflexión, la colaboración, el pensamiento crítico o la creatividad.

El método Singapur rompe con el tradicional aprendizaje de las matemáticas basado en la memorización o las rutinas de cálculo y persigue una mayor comprensión de los conceptos matemáticos a través de procesos cooperativos. El profesor debe cambiar de rol para convertirse en un “dinamizador” del aprendizaje en el aula, donde los alumnos empiezan cada sesión por compartir con los demás su visión matemática ante un problema. Así, el razonamiento y la explicación de la solución parten de los propios alumnos, tal y como destaca la editorial SM, que desde hace dos años investiga los beneficios de esta metodología en España.

SM y la Universidad de Alcalá han contribuido a la formación de docentes para la introducción de esta innovadora metodología en las aulas españolas. Esta colaboración ha dado lugar al Aula de Matemáticas Activas y al lanzamiento de una solución educativa para Primaria, llamada Piensa Infinito, que incluye un servicio de acompañamiento para impulsar esta metodología en las escuelas. La propuesta se ha testado durante todo un curso académico en más de veinte centros que han valorado, en especial, la puesta del alumno en el centro de la sesión de matemáticas, así como la importancia del diálogo y la reflexión frente a la memorización o la iteración de cálculos aprendidos por repetición.

Autor y coordinador de autores del proyecto “Piensa Infinito”, el profesor del National Institute of Education Yeap Ban Har, de la Nanyang Technological University de Singapur, estuvo a finales de mayo en la Universidad de Alcalá para impartir formación sobre esta metodología a docentes, coordinadores pedagógicos y equipos directivos de diferentes instituciones educativas. En su opinión, “la manera de enseñar matemáticas se ha vuelto antinatural para la mente humana. No implica interacción, no implica exploración ni discusión, y eso causa un problema”.

Preguntas para razonar

En palabras del director corporativo de Educación de SM, Augusto Ibáñez, “la clave es escuchar activamente al niño e interaccionar con preguntas guía que le ayuden a explicitar su pensamiento y a resolver mentalmente el problema”. De esta forma, desarrollan competencias para expresar su pensamiento de forma cada vez más profunda. “Se busca que el alumno hable, escriba y razone matemáticamente, que adquiera estrategias para resolver problemas”, añade.

Además de poner el énfasis en la resolución de problemas y en el aprendizaje cooperativo, el método prima el acercamiento vivencial a cada problema y apoya la reflexión con objetos cotidianos y elementos manipulativos para asegurar la comprensión de los conceptos antes de avanzar hacia lo pictórico y lo simbólico. “Se presta mucha atención al equilibrio entre el trabajo cooperativo y la actividad individual y autónoma, orientada a reforzar la comprensión y autoevaluar el aprendizaje”, puntualiza Ibáñez.

Según los últimos resultados internacionales de PISA, España ocupa el puesto 32 en las pruebas de matemáticas, lejos de países como Singapur o Finlandia. En cuanto a las pruebas TIMSS (Estudio Internacional de Tendencias en Matemáticas y Ciencias), solo un 3 % de los alumnos pudieron resolver problemas a los que nunca se habían enfrentado, recuerdan desde SM.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.