Inicio /  /  Un equipo español gana la competición europea de “minisatélites”

Iniciativa de la ESA

Un equipo español gana la competición europea de “minisatélites”

Un equipo español gana la competición europea de “minisatélites” El equipo español ganador procede del IES El Burgo de Las Rozas de Madrid (Foto: ESA)

El equipo español “La Burboneta Espacial” ha sido el ganador de la Competición Europea de CanSat 2017, organizada por la Agencia Espacial Europea (ESA). El segundo y el tercer premio han sido, respectivamente, para los irlandeses de “Canny Potter” y los polacos de “CANpernicus”.

La Competición Europea de CanSat, promovida por la Oficina de Educación de la ESA desde el año 2010, forma parte de las acciones que lidera la agencia para despertar entre los estudiantes de Secundaria las vocaciones en el campo de la ciencia, la tecnología, las ingenierías y las matemáticas. Más de cien alumnos de toda Europa han participado en esta última edición.

Un CanSat consiste en un satélite en miniatura, diseñado para que quepa en el volumen y la forma de una lata de refresco, totalmente operacional y con todos los subsistemas clave de un satélite, en cuanto a alimentación, sensores y sistemas de comunicación, tal y como explica la ESA. Estos “minisatélites” deben llevar a cabo una misión principal, que consiste en medir la temperatura del aire y la presión, así como una misión secundaria de libre elección.

La misión del equipo español de La Burgoneta Espacial, del IES El Burgo de Las Rozas (Madrid), consistía en buscar un planeta que pudiera albergar vida humana, de acuerdo con las mediciones de la radiación UV y el CO2, además de obtener información de un levantamiento topográfico para elegir el lugar de aterrizaje adecuado para futuras misiones y transmitir información de la misión en vivo para el público, con datos telemétricos y de vídeo.

La competición tuvo lugar en el Centro de Tecnología Espacial Aplicada y Microgravedad (Bremen, Alemania), donde los 15 equipos participantes, procedentes de otros tantos países, presentaron sus proyectos ante los miembros del jurado antes de lanzar sus cohetes desde el aeródromo de Rotemburgo a una altitud de 750 metros. El jurado tuvo en cuenta aspectos como el valor educativo del proyecto, el trabajo en equipo y la actitud de los estudiantes a lo largo de la competición, así como los aspectos científicos y técnicos, ha informado la ESA.

Todos los equipos que han participado en la competición deben entregar durante el mes de julio su ponencia final sobre CanSat, que tendrán que presentar como un artículo científico con un resumen y una descripción del proyecto que, además, deberá incluir los resultados de la misión.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.