Inicio /  /  España, destino preferente y puente hacia Europa para los universitarios iberoamericanos

Movilidad universitaria

España, destino preferente y puente hacia Europa para los universitarios iberoamericanos

España, destino preferente y puente hacia Europa para los universitarios iberoamericanos Foto de la convocatoria de la Fundación Carolina, realizada por el ex becario Hugo Ortuño

Al menos cuatro millones de universitarios salieron a estudiar fuera de sus fronteras en 2012. Ni España ni los países iberoamericanos lideran las cifras de movilidad en el mundo, y sin embargo existe una relación muy estrecha entre ellos, en buena medida propiciada por los programas de becas y ayudas.

La movilidad internacional se ha duplicado desde el año 2000, con cinco países que se consolidan como los principales destinos y reciben casi la mitad de esos desplazamientos.  Así, Estados Unidos acogió a un 18% de los estudiantes, seguido de Reino Unido (11%), Francia (7%), Australia (6%) y Alemania (5%). Por detrás de ellos, otro grupo de países como Rusia (4%), Japón (4%), Canadá (3%), China (2%) e Italia (2%), según datos del Instituto de Estadística de la Unesco.

El área de Iberoamérica apenas representa el 0,9% de los desplazamientos internacionales, tasa muy alejada, por ejemplo, del 7,5% de los países de Asia Central. Pero España se convierte en uno de los principales destinos para los estudiantes hispanohablantes, que representan más de 27.000 de los 55.759 universitarios que recalaron en nuestro país en 2012 (1,6% del total mundial).

Primer destino para los universitarios de Argentina (2.109), Ecuador (3.609), Perú (3.338) y Cuba (866), el segundo, después de Estados Unidos, para los de Colombia (5.855), México (2.542), Venezuela (1.946), República Dominicana (1.007) y Bolivia, con 1.206 (en este caso después de Cuba).

Aparte del idioma, nuestro sistema de Educación Superior, con un modelo homologado al Espacio Europeo del Conocimiento y “multitud de centros académicos punteros en materias como la biomedicina, la gestión de los recursos hídricos, las telecomunicaciones, las energías renovables o la conservación del patrimonio, además de las prestigiosas escuelas de negocios”, son nuestros principales atractivos, en opinión del director de la Fundación Carolina, Jesús Andreu.

A los “lazos históricos y afectivos” se añade “la amplia oferta cultural, arte y gastronomía, conectividad con Europa y los países del área mediterránea… Y no es casualidad que España se haya convertido en el primer destino de los estudiantes Erasmus”, añade Andreu, quien encuentra en la movilidad “una oportunidad para mostrar nuestras virtudes como país moderno, innovador y tecnológicamente avanzado, y hacer ver que, además de constituir un destino turístico formidable, nuestro país es un lugar excelente para estudiar y trabajar”.

Jesús Andreu, en la recepción de los últimos becarios de la convocatoria 2014-2015

Jesús Andreu, en la recepción de los últimos becarios de la convocatoria 2014-2015

 

No obstante, y desde un punto de vista académico, “España debería aumentar todavía más el número de estudiantes internacionales que recibe y convertirse en la plataforma que conecta el talento procedente de Iberoamérica con el resto de Europa”. Para Andreu, “una de las vías más eficaces consistiría en eximir a los iberoamericanos de los visados Schengen, tal y como ya se ha conseguido con los nacionales de Colombia y Perú”.

Desde la posición española como puente con Europa, hay “otro aspecto fundamental que consiste en avanzar en materia de acreditación y homologación de estudios”. España debe “impulsar este objetivo, valiéndose de su experiencia en el marco comunitario e incluso propiciando que estos espacios de homologación se abran hacia Europa”, precisa Jesús Andreu, quien subraya que “es crucial contar con rankings universitarios propios, más allá de los que usualmente se utilizan, como el del Times o el de Shanghái”. “Europa ya se ha dotado de su instrumento particular y es preciso que se construya otro para Iberoamérica”, sostiene.

Transferencia de conocimientos

La movilidad laboral se encuentra en el horizonte del ansiado Espacio Iberoamericano del Conocimiento, “que estudiantes y profesores puedan moverse libremente, de una universidad a otra, de un país a otro, sin más restricciones que las que les imponen sus líneas de investigación”, lo que se traduciría en “una enorme expansión de la trasferencia de conocimientos y un aprovechamiento internacional inmediato de los avances en I+D”. En segunda instancia, “el propósito consiste en que cualquier trabajador pueda disfrutar de esa misma libertad de movimientos”.

Fundación Carolina

La Fundación Carolina trabaja desde hace 15 años en movilidad académica iberoamericana para universitarios, doctores, investigadores y profesores. Con casi 15.000 becas concedidas y más de 100.000 solicitudes anuales, ha suscrito convenios con unas 250 instituciones académicas españolas e iberoamericanas. “Pocas instituciones en Europa contribuyen tan decisivamente a esta movilidad”, defiende Jesús Andreu.

Andreu cita una reciente investigación sobre el impacto de sus becas en la trayectoria de sus beneficiarios a lo largo de una década para destacar que, “tras su paso por España, más del 93% de los becarios se encuentra en la actualidad trabajando en su país, el 51% mejoró su estatus profesional y alrededor de un tercio pasó a ocupar puestos directivos”. El testimonio de dos ex becarios lo corrobora.

AMELIA ESPINOZA. Honduras. Máster en realización y diseño de programas y formatos de televisión (2013): “España y la Fundación Carolina me cambiaron la vida”

¿Cuál fue la principal motivación para venir a estudiar a España?

Desde niña admiré la cultura española. Comidas exquisitas, su cultura, un país rico en historia y las múltiples actividades artísticas y deportivas que comparten con el mundo. Después, cuando estaba en la universidad y estudiaba producción audiovisual, me encantó Televisión Española, sus producciones tan limpias, sobrias y enfocándose siempre en el contenido. Por eso supe que España sería el lugar perfecto para estudiar y desarrollarme como profesional.

¿Qué ha supuesto la experiencia del máster en el plano personal y académico?

Vivir en España me cambió la vida, mi vida se marca en un antes de España y un después. En el plano personal me enseñó independencia y responsabilidad al estar lejos de casa y cuidar la enorme bendición de ser la primera hondureña que entra en un programa así. En lo académico me enseñó cómo es la producción audiovisual del primer mundo, una televisión organizada, con especialización de áreas, planificación y siempre haciendo hincapié en una televisión educativa y de contenido valioso.

¿Qué aspectos se podrían mejorar?

Siempre se puede dar más, puedo decir que el programa podría ser más largo para vivir un poco más en España, porque no se deja de aprender, de conocer, ¡hay tanto por hacer allí!

¿El máster ha sido útil para ampliar las oportunidades laborales? 

Sí, actualmente trabajo como jefe de producción en Hable como Habla Televisión Digital, el canal con mayor audiencia y mediciones de rating en Honduras. Al regresar tuve cuatro ofertas de trabajo y la bendición de poder elegir. Elegí el más complejo y el menos fácil por su formato y por la responsabilidad de la plaza, sigo aprendiendo porque en el campo audiovisual nunca se deja de aprender e innovar. Pero, sin duda alguna, el estudiar en España amplió mis oportunidades y expectativas laborales. España y la Fundación Carolina me cambiaron la vida.

AGUSTÍN POSADAS. Argentina. Máster en Derecho de la Empresa en 2013: “El máster ha ampliado mis oportunidades laborales”

¿Por qué España como destino?

Siempre tuve un interés especial por los países de la comunidad europea y en particular por España. En mi historia familiar España dejó una impronta, no sólo por mi ascendencia murciana sino también porque la familia de mi madre, incluida ella, vivió un tiempo importante en Madrid. Si no me equivoco, fue en 1980 cuando mi abuelo materno fue designado director del Colegio Mayor Nuestra Señora de Lujan y las anécdotas e historias que siempre me contaba me transmitieron un gran cariño por la ciudad y el país.

¿Cómo fue la experiencia del máster?

La estancia en Madrid fue una experiencia. Creo que haber obtenido una beca de la Fundación Carolina fue una de las mayores satisfacciones que he tenido después de terminar el grado. Cada día traía un nuevo desafío personal y académico que significó un aprendizaje progresivo. Respecto a la maestría que realicé (Máster en Derecho de la Empresa del Centro Internacional de Formación Financiera de la Universidad de Alcalá de Henares), tengo que destacar el nivel de los profesores y la variedad cultural de los compañeros. Sin lugar a dudas, el intercambio cultural con compañeros latinoamericanos y españoles ha sido de los puntos más interesantes.

¿Cómo se ha traducido esa experiencia en la proyección laboral? 

Sin lugar a dudas, el máster ha ampliado mis oportunidades laborales pues creo que todo estudio de posgrado de carácter internacional tiene un gran peso en el currículum de cualquier profesional. Sin embargo, creo que las oportunidades laborales se potencian y las expectativas laborales se concretan si uno ha sabido aprovechar el máster no sólo como un logro académico sino como una experiencia personal y académica. En lo personal, creo que he podido sacarle gran provecho tanto a los conocimientos que adquirí en la maestría como a la gente con la que tuve oportunidad de compartir el curso y mi estadía en España.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.