Inicio /  /  Formación, familia y redes, el cóctel del empleo universitario

Orientación laboral

Formación, familia y redes, el cóctel del empleo universitario

Formación, familia y redes, el cóctel del empleo universitario Lorenzo Serrano (Ivie), Rafael Pardo (FBBVA) y Francisco Pérez (Ivie), presentan los resultados

Los titulados universitarios han registrado mayores tasas de empleo, incluso durante la crisis, pero sus posibilidades de inserción dependen de un cóctel en el que, junto a la formación, juegan un papel importante el entorno familiar, económico y geográfico que les rodea. Por ello, los expertos apuestan por la movilidad.

Son algunas de las conclusiones de una monografía que, bajo el título “Itinerarios de inserción laboral y factores determinantes de la empleabilidad: formación universitaria versus entorno”, ha realizado la Fundación BBVA junto al Ivie, y que analiza la contribución de las universidades a la empleabilidad de sus estudiantes en función tanto de sus propias actuaciones como de su entorno económico y laboral.

Los autores apuntan que la cadena de valor en la inserción de los titulados universitarios consta de una serie de eslabones que disparan sus posibilidades de encontrar un empleo. Así, en lo que al ámbito académico se refiere, estudian profesiones que preparan para profesiones muy demandadas, se forman en universidades con un profesorado altamente cualificado y adquieren competencias y habilidades transversales que incluyen una estancia en el extranjero. Estos factores se multiplican cuando los jóvenes estudian en universidades situadas en áreas económicas dinámicas y reciben apoyo de las redes sociales procedentes de los familiares y de las universidades privadas, si han estudiado en ellas.

Esto explicaría, en parte, el hecho de que el porcentaje de jóvenes titulados superiores (universitarios y de formación profesional superior) empleados en España (76,6%) sea menor que en la mayoría de países de la UE, muy alejado de Países Bajos (94%), de Alemania (93%) o de la media de la UE-28, que es del 84,9%. Y también apuntala que las comunidades autónomas con mayor nivel de desarrollo sean las que más y mejores oportunidades de empleo y salarios ofrecen.

Diferencias autonómicas

Lideran esta lista autonómica Cataluña, con una tasa de empleo del 82,8% y de paro del 11%; Aragón, con un empleo del 80,9 y un paro del 12,8; y Madrid, con un 80,7 y un 13,6%, respectivamente. Sin embargo, es Navarra la que ocupa la primera posición en tasa de empleo de universitarios en puestos altamente cualificados (84,7%), seguida de la Comunidad de Madrid (83,6), mientras que Cataluña baja en este punto a la cuarta posición (79,7) por detrás del País Vasco (79,8).

Con una tasa media de paro que se aproxima al 9%, el análisis advierte de las diferencias por ramas de estudio y titulaciones, que van desde el 13% en Arte y Humanidades, al 11,4% en Ciencias, el 9,9% en Ciencias Sociales y Jurídicas; el 7,5% en Ingeniería y Arquitectura y el 5,3% en Ciencias de la Salud.

El análisis destaca que las universidades tienen una clara responsabilidad en la empleabilidad de sus titulados, ya que de ellas dependen una buena parte de los conocimientos, habilidades y capacidades adquiridos, y apunta a una serie de recursos para favorecer la empleabilidad como son la oferta de titulaciones que realizan, las características y calidad de la formación que ofrecen y los servicios de información y formación para los estudiantes sobre el mercado laboral y los procesos de inserción.

Con la empleabilidad como un objetivo estratégico de las universidades, se han identificado 1.475 actuaciones en 63 instituciones académicas españolas, con un promedio de 23 por universidad, en ámbitos que abarcan servicios de orientación, sensibilización, información, formación o emprendimiento, entre otros.

Consejos para las familias

Los autores del informe recomiendan a familias y estudiantes que elijan la titulación de forma reflexiva y se informen sobre las oportunidades laborales que ofrece cada una, así como que se informen de la calidad de la formación en los estudios que se cursarán, los servicios de apoyo al empleo de la universidad y sus conexiones con el entorno. A su vez, aconseja la movilidad de los alumnos, de cara a superar las limitaciones de su entorno productivo y laboral más próximo, y de forma que puedan adquirir competencias mediante estancias en otras universidades, prácticas en empresas el dominio de idiomas y el manejo de las TIC.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.