Inicio /  /  Un grupo de universitarios tiende un puente entre la sociedad y la ciencia

Divulgación

Un grupo de universitarios tiende un puente entre la sociedad y la ciencia

Un grupo de universitarios tiende un puente entre la sociedad y la ciencia Marina, Daniel, Álvaro, María, Alba, Elena y Miguel, de izquierda a derecha, en el Innovation Bridge

Jóvenes universitarios preocupados por la desconexión que existe entre ciencia y sociedad en España se han agrupado bajo la Sociedad ConCiencia. Su objetivo, despertar el interés social y político y hacer de la investigación, la tecnología y la ciencia tres herramientas claves de la transformación social.

Daniel Redondo, Elena Martín, Marina Vergara, María Guerrero, Alba Jiménez, Álvaro de Vicente y Miguel Sánchez son los responsables de esta iniciativa de “concienciación” científica. Siete titulados y estudiantes de diferentes disciplinas en las que se combinan ciencias y humanidades, como son Biología , Bioquímica, Biotecnología, Historia, Traducción y Medicina, y que proceden de distintas universidades: Granada, Sevilla, Murcia, Alicante, Pablo de Olavide, Complutense y Politécnica de Madrid.

Todos coincidieron en la Escuela de Liderazgo Universitario, donde cursaron un programa en Artes Liberales, impulsado por la Universidad Francisco de Vitoria con el apoyo del Banco Santander, “en el que se procura una formación integral a través de diversos módulos sobre temas que van desde la ciencia hasta la antropología o la teología, pasando por la empresa, el liderazgo, la globalización, la comunicación o los derechos humanos”, señala Miguel Sánchez, miembro de la sociedad.

La primera iniciativa de este grupo ha sido una jornada de formación para científicos

La primera iniciativa de este grupo ha sido el “Innovation Bridge”, una jornada celebrada en Madrid en el marco del objetivo de ConCiencia de generar debate y formar al público científico. A través de conferencias, grupos de trabajo y talleres, se ha dado un primer paso para ayudar a los científicos a comunicar y divulgar y para contribuir, de este modo, a cerrar la brecha entre sociedad y ciencia.

Una brecha que se manifiesta en el hecho de que España sea el país de la UE que más ha disminuido el presupuesto en I+D entre 2009 y 2013, según la OCDE; en que se encuentre en el puesto 19 en la UE-28 en innovación, o que uno de cada tres españoles muestren desinterés por la ciencia, según la VIII Encuesta de Percepción Social de la Ciencia de la FECYT, la mayoría de ellos porque no la entienden.

En palabras de Miguel Sánchez, “el sector de la ciencia es importantísimo a varios niveles, desde el social hasta el político, pasando por el económico”. Sin embargo, “desgraciadamente no se le está dando la importancia que se debería, ni por parte de la sociedad ni por parte de la clase política”, de modo que “ante la pasividad de ambos, pensamos que es la comunidad científica la que debe mantener una actitud proactiva de cara a mejorar estas relaciones y, en un futuro, conseguir crear un sector científico potente que nos haría ganar a toda la sociedad”.

Apuesta a largo plazo

Este grupo de universitarios atribuye la falta de interés hacia la ciencia al “cortoplacismo” que impera en los tiempos de la sociedad y de la clase política, un fenómeno que, añaden, ocurre especialmente con la revolución tecnológica. “Desde la llegada de Internet, hemos conseguido muchísimos avances en muy poco tiempo, y pensamos que esa es la tónica general del desarrollo. Pero no es así. Es cierto que cada vez podemos trabajar más rápido, pero el desarrollo científico tiene sus tiempos”, aclaran. Dicho de otro modo, “cuesta concienciar y despertar el interés hacia la ciencia porque no somos capaces de pensar a largo plazo. Si así lo hiciéramos, nos daríamos cuenta de que todos los caminos, en vez de a Roma, llevan a la ciencia”.

Para contribuir a este cambio de mentalidad y a la transformación social, la Sociedad ConCiencia apuesta por contar con una comunidad científica proactiva y comprometida, “que influya en el rumbo del país, que exija ser parte del debate público y que se integre en la base cultural de la sociedad”. Sería, en palabras de Sánchez, “el primer paso ante una sociedad y una clase política que está demostrando no ser capaz de dar este primer paso”.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.