Inicio /  /  Innovación y compromiso en los Premios Giner de los Ríos

Proyectos educativos

Innovación y compromiso en los Premios Giner de los Ríos

Innovación y compromiso en los Premios Giner de los Ríos Foto de familia de la entrega de premios celebrada en la sede de la Fundación BBVA

El Ministerio de Educación y la Fundación BBVA han entregado los Premios Francisco Giner de los Ríos a la Mejora de la Calidad Educativa, que tratan de visibilizar la labor de profesores que han desarrollado con sus alumnos proyectos educativos de alto valor pedagógico.

Los galardones, que han llegado a su edición número 32, se inspiran en la figura de Francisco Giner de los Ríos, filósofo, innovador pedagógico y cofundador de la Institución Libre de Enseñanza. En total se han concedido un total de ocho premios, en otras tantas categorías, con una dotación total de 129.000 euros (24.000 euros para el premio especial y 15.000 euros para cada galardón del resto de las categorías), ha informado la Fundación BBVA.

El Premio Especial al Mejor Trabajo ha recaído en la creación y puesta en escena de una obra de teatro que explora las raíces de la cultura actual, en torno a un mar Mediterráneo convertido ahora en el escenario de la tragedia de decenas de miles de refugiados. “En busca de nuestras raíces” ha sido desarrollado por estudiantes de ESO y Bachillerato del IES Vega del Guadalete (La Barca de la Florida, Cádiz) bajo la coordinación de Carlos García Ramos, quien asegura que “con la Grecia Antigua como punto de partida, la aventura que emprendimos nos llevó en muchas ocasiones a contemplar nuestro propio reflejo, al reconocimiento de los valores culturales de otros pueblos y a la absoluta necesidad y obligación de integrar esos valores en nuestra propia cultura”.

“El cambio climático”, del CEIP San Agustín (Casas Ibáñez, Albacete), ha recibido el Premio para el segundo ciclo de Educación Infantil. La profesora responsable del proyecto, Catalina Navarro, destaca el papel protagonista del alumno y la tecnología en el aprendizaje y la capacidad de los niños de cinco años de transmitir a sus familias mensajes sobre el cuidado del medio ambiente.

Los dos Premios para Educación Primaria han sido para el “Proyecto Leescribo”, del CEIP Margarita Salas (Arroyo de la Encomienda, Valladolid), coordinado por Jesús Serrano y concebido para mejorar la expresión escrita de los alumnos; y para “Don Quijote entre cifras y letras”, del Colegio Amor de Dios de Cádiz, promovido por Inmaculada Espinosa, que enseña Matemáticas y Lengua a través de las aventuras y desventuras del famoso hidalgo.

Educación secundaria

Los Premios para la etapa de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional, Enseñanzas Artísticas Profesionales, Enseñanzas de Idiomas en Escuelas Oficiales y Enseñanzas Deportivas han reconocido cuatro proyectos. Por un lado, el de Pedro Peinado, del IES Salvador Sandoval (Las Torres de Cotillas, Murcia), con “Plantando números”, que ha trasladado las clases al huerto para que los alumnos de Diversificación Curricular, además de cultivar hortalizas, tomaran datos para después operar con ellos y entender la relación entre matemáticas y vida cotidiana.

Por otro lado, “Letras vivas”, coordinado por María Luisa Orea en el IES Santamarca de Madrid, ha integrado humanidades, tecnología, artes escénicas, plásticas y música con el objetivo de fomentar la participación, el trabajo en equipo, la responsabilidad personal y social, el interés por la lectura y la integración de culturas y tradiciones. Mientras, “Convivencia-encuentros coros escolares”, del CPEE La Alegría (Monzón, Huesca) nació de la imposibilidad de los alumnos de este centro de educación especial de ­participar en el programa de Coros Escolares de Aragón, por lo que las autoras de este proyecto coordinado por Rosa María Lanau decidieron convertir al centro en anfitrión de la celebración y preparar su propia canción.

Finalmente, a través del proyecto “EduMakers”, del IES Vegas Bajas (Montijo, Badajoz), el profesor de Educación Física Antonino Vara ha montado un «club de robótica» al que los chicos asisten de forma voluntaria y desde el que han podido creae tecnologías como robots y cámaras para crear una visita virtual al Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (MEIAC) o colaborar en el desarrollo de juguetes para niños con parálisis cerebral.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.