Inicio /  /  Las ventajas del “blockchain” en la educación

Tecnología educativa

Las ventajas del “blockchain” en la educación

Las ventajas del “blockchain” en la educación La tecnología ofrece garantías y facilita los procesos educativos, destaca el informe

Un informe del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea destaca las posibilidades que la tecnología Blockchain ofrece en el campo de la educación e invita a las administraciones a adoptar las medidas necesarias para su aplicación.

La tecnología de las “cadenas de bloques” (blockchain) que ha permitido el desarrollo de los “bitcoin” puede ofrecer también ventajas en el terreno educativo. Así lo indica un estudio del Centro Común de Investigación (CCI), el servicio científico interno de la Comisión Europea, que ha examinado la posible contribución de este sistema considerado “incorruptible” en áreas como la formación y los certificados digitales, la utilización de las citas académicas o la protección de la propiedad intelectual.

A partir del análisis de una serie de estudios realizados en diversas universidades europeas, el informe confirma que la relación del “blockchain” con la educación se encuentra en una fase embrionaria, al tiempo que ofrece una serie de recomendaciones para favorecer el desarrollo de esta tecnología.

Los investigadores destacan, en este sentido, ciertas ventajas que se refieren a la inmutabilidad de los registros en el “blockchain”, donde permanecen una vez que entran, lo que tiene potenciales aplicaciones en cuanto a la capacidad de garantizar los cursos y certificados digitales, incluso si una institución dejara de funcionar o un sistema educativo al completo entrara en colapso, como ha ocurrido en Siria.

Las entradas en “blockchain” pueden ser verificadas con un solo “click de ratón”, lo que reduce significativamente la carga de trabajo tanto de los alumnos, que acabarían con los inconvenientes de hacer copias de papel de los certificados o los trámites para solicitar un curso, como de las instituciones educativas, que pueden comprobar al instante las credenciales individuales o de las organizaciones.

Por otro lado estarían los “contratos inteligentes”, añade el informe, en los que automáticamente se podrían cerrar los acuerdos cuando se cumplen ciertas condiciones. Así, un estudiante sólo recibiría una ayuda financiera si ha presentado los trabajos obligatorios del curso, mientras que el autor de una publicación que entra en el “blockchain” recibiría el reconocimiento automático o incluso el pago por las citas.

Aparte de las aplicaciones en el sector educativo, el informe también se refiere a las ventajas para el empleo, relacionadas con la capacidad de ofrecer un servicio para verificar la exactitud de la información que aportan los aspirantes a un puesto (formación, habilidades, experiencia) y reducir así el tiempo que dedican los reclutadores a comprobar estos datos, así como a la posibilidad de automatizar acuerdos, pagos o impuestos, entre otras funciones.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.