Inicio /  /  Leer en verano mantiene el desarrollo cognitivo

Hábitos de lectura

Leer en verano mantiene el desarrollo cognitivo

Leer en verano mantiene el desarrollo cognitivo Los hábitos han aumentado entre los niños, según la encuesta del Observatorio de la Lectura del Mecd

Mantener el hábito de la lectura en verano tiene beneficios cognitivos para los menores. Los expertos de la UOC destacan que 20 minutos diarios mejoran el léxico, la concentración y la expresión oral y escrita, al tiempo que facilitan la vuelta al colegio tras las vacaciones.

La UOC recuerda que estudios recientes advierten de que dejar el hábito de la lectura en la época estival conlleva una menor riqueza léxica y que el cerebro retrocede entre dos y tres meses en habilidades. De esta forma, añade, tres veranos sin leer equivale a la pérdida de un año académico en desarrollo intelectual. Y las diferencias son más acusadas entre los alumnos de las clases desfavorecidas.

La profesora colaboradora del grado de Psicología y del máster universitario de Psicología Infantil y Juvenil de la UOC Montse Martínez sostiene que bastan 20 minutos diarios para evitar estos efectos, y destaca los beneficios en cuanto al léxico, la expresión oral y escrita, la concentración y la vuelta a las aulas tras las vacaciones. En el mismo sentido, la también profesora de la UOC y psicopedagoga Maria Àngels Megías vincula la lectura con el desarrollo cognitivo y la conexión de los hemisferios cerebrales, ya que el proceso lector activa muchas áreas del cerebro.

Entre otros beneficios, las expertas subrayan que leer favorece la comprensión lectora, enriquece el vocabulario y las construcciones morfosintácticas, hace ganar velocidad lectora y, en consecuencia, favorece la comprensión, lo que también se traduce en menos tiempo de dedicación al estudio que un niño que lee despacio. A todo ello se añade el desarrollo de la empatía y de las emociones, detalla la UOC en una nota.

Sin embargo, advierten del rechazo que pueden provocar las lecturas obligatorias y aconsejan que los niños puedan leer lo que realmente les gusta o interesa. «El hábito de lectura no debe ser una obligación, sino un descubrimiento», explica Martínez, quien sugiere que aquellos a los que más les cuesta pueden hacer lecturas simples y sencillas, como un cómic. A su vez, recomienda utilizar bibliotecas públicas, donde se hacen actividades gratuitas de fomento de la lectura.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.