Inicio /  /  Los ejecutivos demandan más formación digital

Escuelas de negocio

Los ejecutivos demandan más formación digital

Los ejecutivos demandan más formación digital Las competencias digitales marcan la nueva hoja de ruta en la toma de decisiones

Las necesidades de formación digital en las empresas ha propiciado el refuerzo de estos programas en las escuelas de negocio. La digitalización ha abierto un nuevo desafío formativo entre los directivos, obligados a adaptarse a las transformaciones de Internet y las tecnologías digitales.

Además de las herramientas adecuadas, las empresas necesitan una estrategia digital definida, un cambio de organización y nuevas competencias de liderazgo, como indica el International Institute for Management Development (IMD). El director del Global Center for Digital Business Transformation de esta escuela con sede en Lausana (Suiza), el profesor Michael R. Wade, apunta a la necesidad de mejorar aspectos como el uso del big data, los contenidos analíticos y la rapidez en la toma de decisiones, entre otros.

Wade-Michael_2000x3000_bg1

Michael R. Wade, director del Global Center for Digital Business Transformation del IMD

-¿Qué competencias digitales necesitan mejorar los directivos en la actualidad y por qué?

Necesitan estar atentos permanentemente, esto quiere decir que necesitan mejorar sus capacidades de detección a nivel externo e interno. Necesitan ser mejores en lo relativo al uso de big data y los contenidos analíticos para tomar decisiones documentadas, estar más abiertos a este tipo de decisiones en vez de confiar en su intuición. También necesitan mejorar en lo relativo a la colaboración e intercambio de información en la empresa e incentivar a los empleados a tomar decisiones en niveles inferiores. Tienen que ser más rápidos que nunca, y esto significa aceptar que no dispondrán de todos los elementos antes de tomar una decisión, por lo que deben estar dispuestos a experimentar y tolerar el fracaso en actividades que no sean de suma importancia.

-¿Cuáles diría que son sus principales carencias y a qué retos formativos se enfrentan?

Muchos ejecutivos anteponen la perfección sobre la velocidad, algo que ha funcionado bastante bien en el pasado. Ahora funciona peor. Los ejecutivos necesitan sentirse más cómodos en la toma de decisiones rápidas, potencialmente imperfectas. Aunque gestionar el aspecto digital es complicado, realmente se enfrentan con los aspectos organizacionales de la transformación digital como el ajuste de procesos, la estructura organizacional, la estrategia o la cultura.

-¿Cuál podría ser el perfil del directivo que demanda formación digital?

Es muy variado. Algunos son de bastante nivel. En cada grupo tenemos directores generales, presidentes, mujeres y consejeros. Muchos lideran iniciativas digitales, como los directores digitales y los encargados de la transformación digital. Algunos son personas del mundo de la informática que están pasando a ocupar puestos enfocados en el negocio digital. El rango en cuanto a conocimiento digital y experiencia varía mucho. Muchos de ellos tienen en torno a 40 años pero también los hay más jóvenes y mayores.

-¿Cómo ha evolucionado la demanda de los programas relacionados con innovación digital en los últimos años?

La demanda se ha disparado. Ofrecimos nuestro primer “executive program” sobre Transformación Digital Empresarial (Leading Digital Business Transformation-LDBT) en septiembre de 2015 con 35 alumnos. Ya estamos en la décima edición y hay lista de espera. Para los que han terminado, desarrollamos una serie de programas sobre transformación digital que tratan más en profundidad algunos aspectos puntuales y críticos en la transformación digital, con enfoques como las tecnologías digitales para ejecutivos no tecnológicos, la estrategia y el liderazgo, los contenidos analíticos, la gestión de la cadena de suministro digital o el marketing.

-¿Ha aumentado en unos sectores más que en otros?

Al principio observamos más participantes que procedían de sectores disruptivos, como los servicios financieros, la tecnología, la distribución y las telecomunicaciones. Hoy proceden de todos los sectores, incluyendo muchos de las industrias B2B (business to business), la fabricación o producción, las ciencias biológicas y otras áreas que no han estado tradicionalmente vinculadas a la disrupción digital.

-¿Dónde residen las mayores dificultades en el aprendizaje y cómo se afrontan?

Uno de nuestros retos es cómo permanecer en el mundo real y práctico en contraposición al teórico y académico. Conseguimos esto con muchos ejercicios experienciales, estudios de caso y sesiones de invitados con líderes digitales. También utilizamos nuestras investigaciones del Centro Global para la Transformación Digital del Negocio (IMD- GCDBT). Otro reto al que nos enfrentamos es el hecho de que, en el aprendizaje, algunos son expertos digitales mientras que otros son principiantes. Combatimos esto precisamente poniendo el foco en aspectos como “negocios” y “estrategia” en la transformación digital, donde todos tienen dificultades. Nuestro objetivo es que al final de la semana cada participante termine el programa con una hoja de ruta para la transformación, personalizada para su empresa, algo que desarrollan ellos mismos con las aportaciones de los compañeros y los profesores.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.