Inicio /  /  Los jóvenes piden más clases de medio ambiente

Cultura medioambiental

Los jóvenes piden más clases de medio ambiente

Los jóvenes piden más clases de medio ambiente Los sociólogos Víctor Pérez-Díaz y Juan Carlos Rodríguez, en la presentación del estudio

El medioambiente y la energía son todavía asignaturas pendientes en los colegios. Más de la mitad de los jóvenes de 18 a 35 años, en concreto un 54%, califica como muy insuficiente o insuficiente la cantidad de contenidos que ha recibido en su aprendizaje escolar.

Aunque los que la consideran aceptable, elevada o, incluso, excesiva suman un 44,5%, un 30% de los encuestados señala que le habría gustado saber más sobre algunas de estas cuestiones que no les han enseñado en la escuela. Los datos del estudio “Ecobarómetro. Cultura ecológica y educación”, elaborado por la Fundación Endesa con la participación de la Fundación Europea Sociedad y Educación, sugiere que hay también un margen de mejora en la preparación de los profesores para explicar esas materias, así como en las metodologías utilizadas. En este sentido, apenas uno de cada diez encuestados refiere un uso habitual de internet o de proyectos prácticos. Así las cosas, más de la mitad de los jóvenes (57,7%) se declaran poco o nada informados sobre las cuestiones medioambientales, una proporción que, a pesar de su creciente importancia y protagonismo, apenas ha variado en 20 años.

El estudio también ha realizado una encuesta telefónica a la población de 18 a 75 años, entre los que un 95% considera la conservación del medio ambiente como un problema muy o bastante grave a resolver y un 93% pide una solución urgente. A largo plazo, los problemas medioambientales aparecen en un tercer nivel de preocupación, tras el desempleo y las pensiones. Los encuestados apuntan a la familia (29%) y los medios de comunicación (26%) como los factores que más han influido en sus conductas medioambientales, por encima de los que citan su experiencia escolar (19,4%) o a sus grupos de amigos (12,9%).

En general, la disposición de los encuestados a hacer sacrificios para preservar el medio ambiente es limitada, añade el estudio, que destaca entre las conductas medioambientales más frecuentes el uso de contenedores para los distintos tipos de residuos domésticos (un 87% lo hace de forma habitual) o el uso de bombillas de bajo consumo (85%). En un segundo nivel entran el uso del transporte público en los trayectos cotidianos (34%) y la compra de productos ecológicos (27%). Las menos frecuentes son el dejar de utilizar el vehículo propio por razones medioambientales (17%) y la participación en acciones a favor del medio ambiente (9%).




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.