Inicio /  /  “Somos científicos” lleva la ciencia a pueblos y zonas desfavorecidas

Divulgación científica

“Somos científicos” lleva la ciencia a pueblos y zonas desfavorecidas

“Somos científicos” lleva la ciencia a pueblos y zonas desfavorecidas El evento online ha conectado a alumnos e investigadores a lo largo de toda España

“Somos científicos” ha conectado en este curso 2016-2017 a 40 científicos con 3.888 alumnos, muchos de ellos procedentes de zonas rurales y barrios deprimidos y que han encontrado en esta iniciativa una puerta abierta a la ciencia y la tecnología.

Después de la experiencia piloto del curso pasado, “Somos científicos” ha más que duplicado el número de alumnos participantes (de 1449 a 3.888) y casi triplicado el de científicos (de 15 a 40). Todo ello se ha traducido en 2.532 preguntas y 90 horas de chat a través de tres zonas de temática general y dos específicas, centradas en Medioambiente y Biomedicina. En cada zona interactúan cinco científicos y 25 clases de primaria, secundaria y bachillerato.

El evento divulgativo que acerca la ciencia y la tecnología a estudiantes de 10 a 18 de toda España a través de Internet ha tenido una elevada demanda de participación que ha obligado a realizar un proceso de selección entre los centros educativos, entre los que se ha dado prioridad a los públicos y rurales por entender que son los que mayores dificultades tienen para acceder a las acciones de divulgación.

De esta forma, la actividad online ha llegado a centros e institutos de pueblos pequeños y alejados de los grandes polos de investigación, como Zudaire (Navarra), una localidad de 230 habitantes a una hora en coche de Pamplona y otra hora de Logroño, o a comunidades de aprendizaje en barrios deprimidos como el CEIP SES AA La Paz, en Albacete, así como a centros que reúnen ambas situaciones, como el IES Montes Orientales de Iznalloz (Granada).

“Según nos han comentado sus profesores, es la primera vez que estas clases tienen la oportunidad de hablar con científicos. Y además, lo hacen de tú a tú. Lanzan una pregunta, y les contestan directamente, uno por uno”, explica la directora del proyecto, Ángela Monasor, quien destaca el hecho de que “no sólo les conecta con el mundo de la ciencia sino que les pone en valor y refuerza su motivación para interesarse por la ciencia y la tecnología. O, lo que es lo mismo, su curiosidad”.

Dedicación

Son más de 300 los investigadores registrados y 40 los elegidos para participar en “Somos Científicos”. En la selección, los organizadores han dado prioridad a los estudiantes de doctorado, por entender que son quienes más se benefician de una experiencia que, además, les ayuda a perfeccionar la manera en la que comunican y divulgan su trabajo. “La dedicación de tiempo es bastante variable entre unos y otros pero la media este curso fue de 2,5 horas diarias. Dedicaron su tiempo a los chats por la mañana y a las preguntas por la tarde-noche”, añade Monasor.

La financiación, sobre todo a largo plazo, supone el principal problema para atender todas las solicitudes recibidas. El evento nació en Reino Unido, donde contaba con patrocinios de tres a cinco años que permiten diseñar una estrategia de desarrollo y crecimiento pero, como apunta la directora, “aquí hay que improvisar más”. En la actualidad, cuenta con el apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y EduCaixa.

Una mayor financiación permitiría dar plazas a más docentes, con sus respectivas clases. De hecho, Ángela Monasor lamenta que este curso “conectamos a 3.888 estudiantes con la ciencia pero había profesores que habían solicitado plazas para otros 7.000 estudiantes más que se han quedado sin participar simplemente porque no teníamos financiación suficiente para aumentar nuestra oferta de plazas”. Y aclara que la limitación es sólo financiera, ya que “contamos con un sistema de organización completamente escalable que nos permitiría duplicar el número de plazas de manera sencilla e inmediata de contar con los suficientes patrocinios”.

Por otro lado, “obtener financiación de diferentes organizaciones nos permite enfocarnos en diferentes temas. Como dividimos las actividades en zonas temáticas con cinco investigadores cada una, podríamos colaborar con una empresa biotecnológica y organizar la Zona Biotec, o con una compañía tecnológica y organizar la Zona Robótica”, expone. Este modelo se ha utilizado con éxito en Reino Unido, donde se han celebrado la Zona Física de Partículas, patrocinada por el Consejo de Investigaciones de Ciencia y Tecnología (STFC); la Zona Física Médica, patrocinada por el Instituto de Física e Ingeniería Médicas IPEM, o la Zona Química Verde, con el apoyo de la Real Sociedad de Química (RSC).




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.