Inicio /  /  Educación en la “4ª revolución industrial”

Nuevas tendencias

Educación en la “4ª revolución industrial”

Educación en la “4ª revolución industrial” El ICEMD ha presentado el estudio “Últimas tendencias en Formación, Capacitación y Aprendizaje”

Las nuevas formas de trabajo, la transformación digital y los nuevos perfiles sociales y laborales de la llamada “4º revolución industrial” requieren un cambio en los métodos de la enseñanza, que se sitúa como máxima responsable del avance y la evolución de la sociedad, según un análisis elaborado por el Instituto de Economía Digital de ESIC.

El estudio “Últimas tendencias en Formación, Capacitación y Aprendizaje”, que forma parte de la iniciativa ICEMD Future Trends Research, analiza los factores de cambio que influyen en el sistema educativo y repasa las tendencias más relevantes en educación superior y programas de Master Business Administration (MBA), explica la ESIC Business and Marketing School.

El nuevo entorno laboral, marcado por el avance de la automatización, la inteligencia artificial y las nuevas formas de entender el trabajo, requiere de una adaptación de alumnos y profesores a los factores de cambio que influyen en el nuevo sistema educativo y que la escuela de negocios resume en los siguientes puntos:

Estudiantes activos y formación continua. El perfil de los estudiantes se ha ampliado y se mantiene a lo largo de la vida. Generación Alpha (nacidos a partir de 2010), Generación Z (entre 1995 y 2010), Milennials (1980 a 1995), Generación X (años 60 a 80) y Baby Boomers (anteriores) requieren una enseñanza acorde a sus características, preferencias y condiciones para el aprendizaje.

Entorno actual e Internet. La globalización e Internet construyen un mundo hiperconectado que, sostiene el análisis, fomenta el respeto y la aceptación de las diferencias. Internet ha hecho la educación accesible en todo el mundo, de manera que no entiende de fronteras en un entorno global.

Nuevas metodologías. La adaptación a los nuevos retos y exigencias ha propiciado el desarrollo de nuevas metodologías como el “flipped classroom”, que lleva ciertos procesos de aprendizaje fuera del aula; el “blended learning”, que combina los medios digitales con los métodos tradicionales; el aprendizaje colaborativo entre compañeros de clase; la híper personalización, que valora la capacidad de aprendizaje, la motivación y el talento personales; el “learning by doing”, basado en proyectos; el “microlearning”, píldoras de aprendizaje breves y concentradas, o el “edutainment”, que utiliza dinámicas de juego para adquirir conocimientos.

Nuevas Habilidades. Entre las capacidades y habilidades más importantes que demanda el entorno actual destacan la programación y el lenguaje del código; las STEAM (áreas científicas y tecnológicas); el “design thinking”, o pensamiento de diseño; el emprendimiento; el “mindful learning”, o alumnos con aspiraciones y motivaciones propias; la responsabilidad social; la “majority of minorities”, es decir, la inclusión y el respeto a la diversidad; las “soft skills”, habilidades como la empatía, el trabajo en equipo, la resiliencia, la proactividad, la escucha activa y el liderazgo integrador, y el “blockchain/bitcoin”.

Influencia Tecnológica. La tecnología tiene un impacto en el sector educativo, con innovaciones que van desde los “chatbots” para interactuar en el aula hasta robots que sirven de apoyo a los procesos formativos, o el “M-learning”, que lleva la educación a cualquier dispositivo, la realidad virtual y aumentada o la integración de lo digital y lo analógico.

Educación superior. Todos estos factores de cambio afectan también a la educación superior, donde se aprecia un especial interés en las innovaciones tecnológicas y en la mayor personalización de contenidos, así como en la flexibilidad y en el desarrollo de proyectos prácticos que preparen para el entorno laboral cambiante. Como tendencias a corto plazo, el análisis apunta a los aprendizajes combinado y colaborativo; como tendencias a medio plazo, con una implantación de 3 a 5 años, se refiere al enfoque creciente en la medición del aprendizaje y al rediseño de espacios de aprendizaje; y como tendencias a largo plazo, al avance de las culturas de innovación y a los enfoques de aprendizaje más profundo.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.