Inicio /  /  Alcohol, móvil y velocidad, riesgos entre los conductores universitarios

Estudio de Ford

Alcohol, móvil y velocidad, riesgos entre los conductores universitarios

Alcohol, móvil y velocidad, riesgos entre los conductores universitarios Ford ofrece formación práctica para prevenir los riesgos asociados a la conducción

Enviar mensajes de texto, responder a llamadas de móvil, conducir bajo los efectos del alcohol o exceder los límites de velocidad son algunos de los riesgos que los universitarios asumen al volante, según un estudio encargado por Ford.

Este estudio fue realizado sobre una muestra de 6.500 jóvenes europeos de Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido en junio de 2016 y revela que los estudiantes españoles y franceses son los más proclives a conducir pese a haber superado el límite de alcohol establecido, como reconocen casi uno de cada cinco de ellos, en concreto un 18%, por encima de la media del 13%.

Junto al alcohol, la utilización del teléfono móvil se ha convertido en uno de los mayores peligros en entre los jóvenes conductores. Y es que, en conjunto, el 43% admitió haber enviado mensajes de texto, un 38% haber consultado aplicaciones y un 36% haber realizado llamadas. Otro 60 por ciento de los encuestados reconoció haber superado los límites de velocidad.

Mientras que españoles y franceses fueron los que reconocieron una mayor exposición a los peligros del alcohol, los italianos resultaron ser los más proclives a utilizar su teléfono al volante (el 49 por ciento y los alemanes, los que más superaban los límites de velocidad (70 por ciento).

Otros riesgos detectados fueron que un 48% afirmó sentirse tentado de conducir un coche por encima de la capacidad de pasajeros permitidos; un 75% podría conducir después de haber dormido muy poco o nada y un 28%, subirse a un coche con un conductor que había bebido alcohol. En total, el 30 por ciento de estudiantes universitarios admitieron haberse visto implicados en un accidente.

Los accidentes de tráfico son una de las principales causas de mortalidad entre los jóvenes y, en Europa, la gente joven tiene casi el doble de posibilidades de fallecer por este motivo que un ciudadano medio. Por este motivo, el programa “Ford, Conduce tu vida” ofrece formación práctica a los jóvenes con clases que cubren materias como la detección de riesgos, el conocimiento del vehículo o la gestión de espacios, además de los riesgos asociados a conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas o de hacerse selfies al volante, una práctica reconocida por 1 de cada 4 conductores en un estudio previo encargado por Ford en 2014.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.