Inicio /  /  Arranca el curso de las “reválidas” en Secundaria

Cambios educativos

Arranca el curso de las “reválidas” en Secundaria

Arranca el curso de las “reválidas” en Secundaria El ministro y los consejeros de Educación en la reunión de la Conferencia Sectorial (Foto: MECD)

La implantación de la LOMCE llega a su recta final en el curso 2016-2017 que ahora comienza con los cambios que se introducen en 2º y 4º de Educación Secundaria Obligatoria y en 2º de Bachillerato y con las polémicas reválidas, cuyo futuro todavía resulta incierto.

El calendario de implantación de la nueva ley arrancó en el año académico 2014-2015 para los cursos impares de Primaria (1º,3º y 5º) y continuó con su aplicación en los pares (2º, 4º, 6º) en el pasado curso 2015-2016, en el que también tuvieron lugar las modificaciones en 1º y 3º de ESO, junto a 1º de Bachillerato. Estas son las principales novedades que se introducen en el nuevo curso.

Evaluaciones finales. La LOMCE completa ahora los plazos previstos con algunas de las modificaciones de mayor impacto, entre las que se incluyen las evaluaciones al final de 4º de ESO y de Bachillerato, reguladas en el Real Decreto 310/2016 del 29 de julio.

A tenor de lo dispuesto en el calendario de implantación de la ley, la evaluación final de la ESO en su primer año (2017) no tendrá efectos académicos y habrá una única convocatoria, pero en adelante sí será necesaria para obtener el título de ESO y habrá una convocatoria ordinaria y otra extraordinaria. Para presentarse a la prueba, los alumnos deberán haber obtenido evaluación positiva en todas las materias o negativa en un máximo de dos, siempre que no sean Lengua y Literatura y Matemáticas. Cuando sí tenga efectos académicos, a partir de 2018, la nota de esta evaluación tendrá un peso del 30% en la calificación final de la ESO. Aquellos que no obtengan el título recibirían una certificación oficial con el número de años cursados y el grado de logro de los objetivos de la etapa.

Tampoco tendrá efectos académicos la primera evaluación final de Bachillerato que se realizará en 2017, es decir, que no será necesario superarla para obtener el título de Bachiller (sí lo será a partir de 2018) y sólo se tendrá en cuenta para el acceso a la universidad. Podrán presentarse aquellos estudiantes que hayan obtenido evaluación positiva en todas las asignaturas, que tendrán un peso del 60% en la media, frente al 40% de la prueba final.

Modalidades en 4º. El cuarto curso de la ESO cuenta con dos modalidades, una de enseñanzas académicas dirigidas al acceso a Bachillerato y otra de enseñanzas aplicadas a la Formación Profesional. La primera modalidad consta de una serie de materias generales dentro de las asignaturas troncales como son Geografía e Historia, Lengua Castellana y Literatura, Matemáticas Orientadas a las Enseñanzas Académicas y Primera Lengua Extranjera. Además, los alumnos deberán cursar al menos dos materias optativas, vinculadas a la oferta formativa de las autonomías o de los centros, entre Biología y Geología, Economía, Física y Química y Latín.

En la opción de enseñanzas aplicadas a la FP cambian la orientación de las Matemáticas y las materias optativas, que son Ciencias Aplicadas a la Actividad Profesional, Iniciación a la Actividad Emprendedora y Empresarial y Tecnología. En ambos casos se añaden a todas ellas el bloque de asignaturas específicas, que son Educación Física, Religión o Valores Éticos, y un mínimo de una y máximo de cuatro materias que pueden ir desde la Segunda Lengua Extranjera a las Tecnologías de la Información y Comunicación, Filosofía o Música, entre otras.

Bachillerato. Para acceder a esta etapa a partir de 2018 los alumnos deberán estar en posesión del título de Graduado en ESO y haber superado la evaluación final por la opción de enseñanzas académicas. Tras la entrada en vigor de los cambios en 1º de Bachillerato durante el curso pasado, ahora tocan los del 2º curso, con las tres modalidades de Ciencias, Humanidades y Ciencias Sociales y Artes, en las que los alumnos podrán permanecer por un máximo de cuatro años.

Las materias generales del bloque de asignaturas troncales en la modalidad de Ciencias son Historia de España, Lengua Castellana y Literatura, Matemáticas, Primera Lengua Extranjera y al menos dos materias entre Biología, Dibujo Técnico, Física, Geología o Química, en función de la oferta de las comunidades y de los centros.

En la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales las asignaturas troncales son Historia de España, Lengua Castellana y Literatura y Primera Lengua Extranjera. En el itinerario de Humanidades entra Latín y en el de Ciencias Sociales, Matemáticas Aplicadas. En ambos casos se añaden al menos dos materias entre Economía de la Empresa, Geografía, Griego, Historia del Arte e Historia de la Filosofía.

En la modalidad de Artes, las troncales incluyen Fundamentos del Arte, Historia de España, Lengua Castellana y Literatura, Primera Lengua Extranjera y al menos dos materias entre Artes Escénicas, Cultura Audiovisual y Diseño. Para las tres modalidades se establece un conjunto de 15 asignaturas específicas, entre las que los alumnos deben cursar un mínimo de dos y un máximo de tres materias y entre las que figuran Ciencias de la Tierra, Fundamentos de la Administración, Historia de la Música, Imagen y Sonido o Tecnología Industrial.

Incertidumbre. El rechazo que ha suscitado la LOMCE en amplios sectores educativos y, en especial, las polémicas “reválidas” al final de Primaria, de la ESO y del Bachillerato han sido protagonistas durante los tres años de entrada en vigor de la ley y en las negociaciones que los partidos han mantenido en los últimos meses para la formación de Gobierno. Con el curso a punto de comenzar, queda un mínimo margen para cambiar el sistema de evaluaciones, cuyo futuro todavía resulta incierto.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.