Inicio /  /  Cinco factores que frenan la introducción de la Computación en los colegios

Enseñanzas digitales

Cinco factores que frenan la introducción de la Computación en los colegios

Cinco factores que frenan la introducción de la Computación en los colegios Inteligencia artificial o bases de datos son áreas que abarcan las Ciencias de la Computación

A pesar de las advertencias europeas sobre la futura escasez de profesionales de un sector TIC en alza, una parte de la comunidad educativa parece resistirse a la entrada en las aulas de estas nuevas enseñanzas. El desconocimiento, la percepción de complejidad o las cuestiones de género son algunas de las causas.

Google, Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt) y Everis han publicado un estudio que analiza las razones de la insuficiente introducción de las Ciencias de la Computación entre los estudiantes de 6 a 16 años.

El informe Educación en Ciencias de la Computación en España 2015 ha investigado las causas de las barreras y la falta de vocaciones por el estudio de estas disciplinas a partir de más de 2.000 encuestas a padres y alumnos, entrevistas y grupos focales con directores, docentes y familias en ocho comunidades autónomas, y la aportación de un panel de expertos. ¿Qué elementos frenan el interés de los estudiantes por las Ciencias de la Computación?

Desconocimiento generalizado. Un 82% de los padres y un 76% de los alumnos de entre 12 y 16 años no saben qué abarcan las Ciencias de la Computación o las confunden con otros términos, en gran parte debido a su escasa presencia en el currículo escolar. El uso de dispositivos digitales se encuentra en el 5% entre los alumnos de Primaria y el 16% entre los de Secundaria, y sólo uno de cada cuatro conocen el Scratch como herramienta de programación.

Complicado y no prioritario. El 73% de los padres defienden que las Ciencias de la Computación deben ser enseñadas en el colegio, pero casi uno de cada tres no las considera una prioridad y las percibe como un objeto de estudio demasiado complicado, algo que se traduce en desinterés de los alumnos. El 32% de los padres de niños de 6 a 11 años que no las estudian perciben la materia como demasiado compleja y poco adecuada, entienden que los niños dedican un tiempo excesivo a los dispositivos digitales y les preocupa el uso seguro de Internet.

Cuestiones de género. Al igual que ocurre en el resto de las STEM (Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas por sus siglas en inglés) hay un menor interés entre las niñas, porque no captan su atención y les genera incertidumbre. Aquí también resulta esencial la influencia de los padres.

Recursos tecnológicos. Los alumnos españoles disponen de la infraestructura necesaria para realizar actividades relacionadas con las Ciencias de la Computación, debido a la elevada penetración en el uso de dispositivos TIC y el acceso cada vez más generalizado a Internet. Sin embargo, su uso entre los jóvenes se reduce al nivel de usuario, sin que lleguen a adquirir los conocimientos para profundizar en estas habilidades.

Docencia. Respecto a la capacitación de los docentes para enseñar Ciencias de la Computación, el informe aconseja la puesta en marcha de un plan de mejora de la formación como paso previo para la integración efectiva en el currículo educativo.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.