Inicio /  /  El Colegio de Economistas de Madrid premia el trabajo de una alumna de la UAM

Fin de Grado

El Colegio de Economistas de Madrid premia el trabajo de una alumna de la UAM

El Colegio de Economistas de Madrid premia el trabajo de una alumna de la UAM La recién graduada Paula Hidalgo, autora del trabajo que ha recibido el segundo premio

La investigación de una alumna de la Universidad Autónoma de Madrid sobre la falta de modelos de valoración fiables tras la crisis económica de 2007 ha sido uno de los proyectos galardonados en el I Premio Colegio de Economistas de Madrid para Trabajos Universitarios de Fin de Grado.

La organización colegial ha entregado el primero de los tres premios con los que pretende incentivar el estudio y la investigación de la economía en la universidad. A la recién graduada de la UAM Paula Hidalgo le ha correspondido el segundo de los galardones, con una dotación de 2.000 euros, que asciende a 3.000 en el primero y a 1.000 para el tercero.

El objetivo de la investigación de esta universitaria ha sido poner de manifiesto los cambios recientes en materia de valoración financiera como consecuencia de la crisis financiera internacional desencadenada a partir del verano de 2007. En su trabajo, la premiada sostiene que la banca carece en todo el mundo de una metodología concreta para calcular el valor fiel (o “fair value”) de los derivados financieros como causantes de la crisis.

“Los reguladores y supervisores internacionales se han limitado a generalizar la adopción de los estándares contables IFRS (International Financial Reporting Standards) a nivel mundial”, explica la autora del trabajo, “pero estos organismos no proponen una metodología concreta para el cálculo del ‘fair value’ de los instrumentos financieros, son los propios bancos los que establecen para su estimación los procedimientos y métodos que creen convenientes y a ellos les corresponde garantizar que los modelos de valoración elegidos son técnicamente fiables y correctamente aplicados”. Por tanto, “la aplicación de los criterios internacionales no conlleva necesariamente una correcta valoración de los activos”, concluye Paula Hidalgo, quien propone en su artículo modelos de valoración más fiables.

El acto de entrega del premio ha estado presidido por la decana de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, Ana M. López, y por el profesor de la Universidad Rey Juan Carlos y decano-presidente del Colegio de Economistas de Madrid, Pascual Fernández, quien ha manifestado la voluntad de avanzar en iniciativas como estos premios y en la relación entre la universidad y la empresa. La decana, por su parte, ha animado a los alumnos a no dejar los trabajos finales para el último momento, ya que la investigación supone una de las principales facetas del estudio.

En este sentido, la premiada ha recordado a los demás universitarios que “investigar es aprender” y que “durante la carrera los profesores van administrando los conocimientos básicos necesarios para poder realizar un buen trabajo de investigación de fin de carrera”. Una labor que puede y debe ser muy específica, de manera que “cuanto más riguroso sea el estudio, se podrán adquirir más experiencias de la materia que resultarán útiles tanto en un futuro profesional como en la continuación de la formación académica”.

Investigar en el grado

En su opinión, “el rigor en el estudio beneficia generosamente al propio estudiante, además de que aquello que pueda aportar a la sociedad será de una mejor calidad”. Sin embargo, Paula Hidalgo lamenta que “la universidad pública no ofrece buenas técnicas de investigación durante el grado”, así como que “los alumnos prácticamente desconocen el mundo de las publicaciones científicas hasta bien llegado el momento de no tener otro remedio que hacer uso de ellas para el Trabajo de Fin de Grado (TFG)”. Por ello, plantea la conveniencia de ofrecer a los estudiantes asignaturas sobre fuentes, herramientas y métodos de investigación, tanto en asuntos financieros como en cualquier otro, así como “orientar los trabajos de diferentes materias a un estilo más cercano a los artículos reales publicables en la disciplina”.

También ha defendido la necesidad de una mayor educación financiera en el conjunto de la población, en la medida en que “una sociedad más cultivada es más difícil de engañar o manejar, que es al fin y al cabo lo que genera las burbujas económicas que desestabilizan los mercados”. En este sentido, asegura que “si la población tuviera más a su alcance una preparación sobre el funcionamiento la bolsa, del valor de las acciones, la rentabilidad de los activos, etc. no habría tanto comportamiento en masa de aquellos que carecen de suficiente conocimiento, que es precisamente lo que arrastra al mercado al completo desorden”.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.