Inicio /  /  Compromiso universitario con la solidaridad

Voluntariado

Compromiso universitario con la solidaridad

Compromiso universitario con la solidaridad Infancia, personas mayores, con discapacidad o en riesgo de exclusión son acciones prioritarias

Las universidades se consolidan como un pilar esencial del voluntariado en España. Seis de cada diez han aumentado el número de acciones solidarias durante el curso pasado y el 94% de las ONG cuenta con voluntarios universitarios entre sus colaboradores.

Un estudio de la Fundación Mutua Madrileña confirma el compromiso creciente de los jóvenes estudiantes con los colectivos más desfavorecidos de la sociedad. Infancia, personas mayores, con discapacidad o en riesgo de exclusión social y cooperación al desarrollo son causas prioritarias para universitarios de toda España, el 70% de los cuales son mujeres, de acuerdo con este informe en el que han participado 38 universidades y 70 ONG.

Los datos del estudio son indicativos del volumen de actividad en las universidades. Dos de cada tres (66%) ha impulsado alguna iniciativa en 2016 dirigida a atender necesidades de la infancia (como apoyo en materia escolar o acompañamiento en hospitales), y algo más de la mitad (55%) ha puesto en marcha acciones de voluntariado fuera de España, especialmente en América y África. Sólo tres de ellas (Santiago de Compostela, Málaga y Barcelona) suman 8.371 alumnos implicados en estas acciones, y también tres (Gerona, Santiago de Compostela y Universidad Pontificia Comillas) suman 497 actuaciones promovidas el pasado año académico.

iv-estudio-voluntariado-fmm-2

Fotos: Fundación Mutua Madrileña

El informe fue realizado con motivo de la convocatoria de los IV Premios al Voluntariado Universitario, una iniciativa dotada con 35.000 euros y con la que la Fundación Mutua Madrileña quiere reconocer, apoyar e impulsar la labor solidaria de los jóvenes estudiantes en España. “En líneas generales, el objetivo de la fundación es premiar la labor social que llevan a cabo muchísimos estudiantes, servir de altavoz del importante trabajo que realizan y sumarnos, de alguna manera, a su esfuerzo por conseguir una sociedad mejor”, asegura el director general de la Fundación Mutua Madrileña, Lorenzo Cooklin. “Existe un gran compromiso con las causas solidarias entre nuestros jóvenes y queremos que cada año sean más los que se movilicen”, añade.

En su opinión, “la comunidad universitaria es hoy por hoy un colectivo fundamental para el voluntariado y para las entidades sin ánimo de lucro”, como muestran los datos del informe, que “reflejan la cada vez mayor dedicación de nuestros estudiantes por las causas sociales”. Y lo hacen “llenos de ilusión, con muchas ganas de aprender y colaborar y convencidos de que pueden cambiar el mundo”, coinciden las ONG con las que trabajan.

Formaciones específicas

Las universidades canalizan esta ayuda no sólo con la puesta en marcha de iniciativas solidarias, sino con una serie de cursos de voluntariado y formaciones específicas en las áreas a tratar, que son esenciales para mejorar la experiencia de los estudiantes en estos programas. Fernando Calles de los Mozos, del Servicio de Cooperación al Desarrollo y Voluntariado de la Universidad Complutense de Madrid, señala en este sentido que la institución tiene dos ONG de referencia, como son Ongawa y Solidarios para el Desarrollo, con las que se suelen organizar dos cursos al año sobre voluntariado, exclusión y cooperación al desarrollo. Desde esta universidad se hace acompañamiento a mayores, visitas a cárceles o atención a personas en riesgo de exclusión. “Pero lo que más demandan los universitarios son los proyectos internacionales, vivir la experiencia en otro país, con otra cultura y necesidades”, asegura Calles.

Las seis universidades públicas madrileñas trabajan en un plan conjunto, que estará en marcha a finales de año, para desarrollar actividades dentro de los campus (apoyo a personas con discapacidad, refugiados, medioambiente…). En la actualidad hay un programa internacional, financiado por la Comunidad de Madrid, en el que cada institución oferta puestos de voluntariado en distintas universidades de América y África, con un perfil definido académicamente. La comunidad concede 4.000 euros a cada seleccionado para un viaje de seis meses (junio a diciembre), lo que incluye desplazamiento, alojamiento y manutención. Aunque está principalmente dirigido a estudiantes de último año de grado o máster, “queremos abrir la posibilidad de hacer estancias más cortas durante los meses de verano para sensibilizar a los más jóvenes”, explica Fernando Calles, quien lamenta que “falta financiación para hacer cosas”.

El director general de la Fundación Mutua Madrileña asegura que “hoy en día la solidaridad debe ser una tarea compartida entre la sociedad, las empresas y la administración”. Porque las acciones que se desarrollan son múltiples e importantes, como “el acompañamiento y apoyo afectivo a personas que están en soledad o enfermas, fundamentalmente personas mayores; actividades con niños huérfanos o que pasan largas temporadas en un hospital; apoyo a colectivos en riesgo de exclusión como personas sin hogar, presos o personas con algún tipo de discapacidad…”, relata Cooklin, quien pone el acento en que “tanto las alumnas como los alumnos son solidarios y están haciendo una labor muy encomiable”.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.