Inicio /  /  Creatividad y trabajo en equipo guían el viaje de “Desafío Emprende” por Silicon Valley

Formación emprendedora

Creatividad y trabajo en equipo guían el viaje de “Desafío Emprende” por Silicon Valley

  • El proyecto de EduCaixa lleva a 21 alumnos y 5 profesores al corazón del conocimiento y el desarrollo tecnológico

Creatividad y trabajo en equipo guían el viaje de Alumnos y profesores conocieron San Francisco y Silicon Valley entre el 10 y el 20 de julio

Los 21 alumnos y cinco profesores del programa Desafío Emprende de eduCaixa han completado su viaje formativo a Silicon Valley, donde han tenido la oportunidad de visitar las universidades de Berkeley y Standford o empresas de la talla de Google, Twitter, Intel y HP.

Los participantes eran alumnos de 3º a 1º de Bachillerato procedentes del Instituto Antoni Ballester de Mont-Roig del Camp (Tarragona), el
I.E.S Universidad Laboral de Albacete (Albacete), los colegios 
La Salle Virgen del Mar de Almería y La Salle Reus (Tarragona) y el
 Centre Escolar Empordà de Roses (Girona). Su objetivo, avanzar en las soluciones a los desafíos propuestos por Fundación Everis, HP, SegurCaixa Adeslas, Eurest y la Obra Social “laCaixa”, patrocinadores del proyecto.

Recorridos turísticos, museos, parques nacionales y otros lugares emblemáticos formaban parte de un programa concebido para crear un clima de trabajo en equipo y compañerismo. Una de las primeras paradas fue la Universidad de Berkeley, donde una estudiante voluntaria les guió por el sistema educativo universitario público de California. En lo que para la mayoría fue su primera inmersión en el mundo universitario, los alumnos descubrieron que un estudiante de Berkeley no va simplemente a cursar una carrera, sino que forma parte de una comunidad y, como tal, debe velar por ella mediante el voluntariado y otras formas de participación, según han destacado los responsables del proyecto.

Los tutores tuvieron allí también la ocasión de reunirse con el profesor y experto en emprendimiento David Charron, quien les recomendó sacar a los alumnos del aula y hacer que conozcan a sus clientes potenciales para ver cuáles son sus necesidades reales en cada fase de desarrollo de sus proyectos.

Entre otras importantes empresas, los integrantes del Desafio Emprende pudieron recalar en HP, donde fueron recibidos por Ernest Sales, un catalán con larga trayectoria en la compañía y con cargo de vicepresidente que les contó la historia de la compañía y cómo de la infelicidad de sus creadores nació un gran proyecto.

La anfitriona en Intel fue Gloria Nogales, ingeniera de Telecomunicaciones y directora del área de desarrollo de negocio, que les reveló la dificultad que tienen las empresas para perdurar en Silicon Valley. El lado negativo de la flexibilidad y los servicios para los trabajadores, les explicó, reside en el riesgo de que la empresa prescinda del empleado simplemente porque no ha obtenido buenos resultados en Wall Street.

Gracias a las preguntas que formulaban los alumnos (incluida una sobre si las sillas se adaptan a cada trabajador), descubrieron que Intel cuenta con un departamento, llamado “Ergonomics”, encargado de adaptar las sillas y las mesas a las características de cada persona y que, además, en todas estas empresas tienen horarios muy flexibles, gimnasios y multiespacios de trabajo que van desde una biblioteca hasta una terraza.

Jóvenes y profesores también tuvieron la oportunidad de trabajar en el Impact Hube, un espacio de coworking abierto que causó un furor entre los alumnos, quienes coincidieron en destacar que les gustaría transformar su instituto en un espacio similar, aseguran los responsables del viaje. Allí tuvieron varias sesiones de trabajo, entre ellas una mañana en la que pudieron aplicar la metodología de “Design Thinking” para buscar posibles soluciones a los retos, practicar la crítica constructiva y trabajar de forma colaborativa.

Otra parada emblemática tuvo lugar en Twitter, donde fue el español César Puerta quien les reveló la pasión con la que trabaja la gente en Silicon Valley, donde aseguró que hay muchas posibilidades de empleo, por lo que los empleados pueden encontrar fácilmente otro empleo cuando no se encuentran satisfechos con el que tienen.

La visita a la Universidad de Stanford les llevó a conocer a Angelika Blendstrup, una alemana asentada en EEUU, profesora y asesora de emprendedores en cuestiones de comunicación, que puso el acento en la importancia del “get to the point”, es decir, ir al grano: “construir una historia que empiece con la conclusión, que siga con los beneficios que ofrece al consumidor y dar ejemplos claros que evidencien su utilidad”. Eso, y no idealizar empresas como Google, siguiente destino de su periplo, donde una catalana llamada Anna Sard les preparó una atractiva dinámica para aproximarles a la realidad de la empresa y de su trabajo.

El viaje terminó con una jornada de reflexión para la que se desplazaron hasta Dolores Park, el lugar donde nació la ciudad de San Francisco. Cada equipo practicó allí su presentación para el 30 de septiembre, de manera que todos pudieron valorarla y hacer algunas recomendaciones.

Cada participante escribió en un post-it las tres principales cosas que se llevaba de la experiencia, que fueron comparadas con las expectativas que habían escrito el primer día del viaje. El resultado fue que, mientras en los papeles del comienzo el objetivo principal era conocer las empresas en Silicon Valley y el país en general, en los últimos el aprendizaje estaba acompañado de valores como la amistad, la ilusión, la motivación, el compañerismo y el trabajo en equipo, es decir, las claves de una actitud emprendedora, señalan los responsables de este proyecto de eduCaixa




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.