Inicio /  /  Crece el “ciber-acoso” de alumnos a docentes

Defensor del Profesor

Crece el “ciber-acoso” de alumnos a docentes

Crece el “ciber-acoso” de alumnos a docentes El presidente de ANPE, Nicolás Fernández, en la presentación de los resultados

El servicio del Defensor del Profesor ha registrado un aumento de denuncias de docentes que sufren problemas de “ciber-acoso” por parte de los alumnos. Una de cada cinco consultas se refería a problemas relacionados con grabaciones, fotos y redes sociales, lo que supone un aumento del 10% respecto al curso anterior.

Un reciente estudio de la Fundación Mutua Madrileña y la Fundación ANAR alertaba de que uno de cada cuatro casos de acoso se producen a través de medios tecnológicos, con el teléfono móvil y el WhatsApp como principales herramientas. Pero el “ciber-acoso” no es una práctica exclusiva entre escolares. Maestros y profesores también sufren sus consecuencias, y cada vez con mayor intensidad, como ha revelado el informe del Defensor del Profesor del sindicato independiente ANPE, que ha registrado un mayor número de denuncias en este sentido entre los cerca de 2.000 casos atendidos.

Este aumento de los conflictos derivados de las TIC contrasta con una disminución de otros problemas de convivencia en relación con los alumnos. Los principales son los relativos a las faltas de respeto, que suponen un 30% de las consultas (-4%) o los problemas para dar clase, que representan el 20% (-7%). Conductas menos frecuentes se refieren al acoso y las amenazas de alumnos (7%); las agresiones de alumnos a profesores (3%) o hacia sus propios compañeros (10%).

Los padres son otra fuente de conflicto en la vida diaria de los docentes. La mitad de las consultas en relación con las familias se refieren a “acusaciones carentes de fundamento” (50%); cerca de un tercio hablan de acoso y amenazas (29%), y casi una de cada cinco (18%), de denuncias de padres a profesores. Más minoritarias son las presiones para cambiar las calificaciones escolares (8%) o las agresiones (2%).

A nivel interno, también han aumentado los problemas con la dirección del centro educativo (que suponen un 26%); entre compañeros de profesión (11%) o las aperturas de expedientes disciplinarios (2%), mientras que han disminuido los problemas por no aplicar el reglamento de centro (13%) y los problemas con la administración (18%). El sindicato advierte, en este sentido, de que el clima organizacional de centros con modelos de dirección tecnológicos no valora a los equipos colaborativos de educación ni el desarrollo de la función docente, lo que incide en la autoridad del profesor.

Como efectos de estos conflictos, el 57% de los docentes presentaba ansiedad, el 7% depresión y el 9% se encontraba en situación de baja laboral, situaciones que generan un coste para la administración y una modificación de la propuesta pedagógica para los alumnos. Las consecuencias de las acciones individuales, puntualiza ANPE, se extienden hacia todo el alumnado con el que interactúa el profesor agredido.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.