Inicio /  /  Docentes, familias y alumnos forman “aulas de convivencia” contra el acoso escolar

Iniciativas europeas

Docentes, familias y alumnos forman “aulas de convivencia” contra el acoso escolar

Docentes, familias y alumnos forman “aulas de convivencia” contra el acoso escolar La Red Europea Antibullying ha alertado de la urgencia de combatir el acoso escolar

Alrededor de uno de cada cinco escolares europeos han sido víctimas de acoso en los últimos tres meses y casi la mitad en algún momento de su vida, lo que significa que al menos 225.000 padecen a diario estas conductas.

Así se ha puesto de manifiesto en la conferencia de la Red Europea Anti-Bullying (EAN), de la que forma parte la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) y en la que se ha firmado una declaración que alerta sobre la urgencia de enfrentarse al acoso escolar. La EAN cuenta en la actualidad con 21 miembros de 16 países de la Unión Europea que comparten prácticas y campañas de concienciación para prevenir y frenar el crecimiento de este problema en las aulas.

El fenómeno se ha visto agravado por la extensión del uso de móviles y de las redes sociales, que llevan estas conductas más allá del espacio y el horario escolar. De hecho, los análisis indican que aproximadamente dos de cada tres casos de acoso escolar se producen en los patios de los colegios y uno de cada cuatro, fuera del recinto de los centros, porcentajes que se reproducen sin diferencias significativas a lo largo de los distintos países europeos.

Entre las iniciativas compartidas, CECE ha presentado sus “Aulas de Convivencia”, un programa puesto en marcha en las Escuelas Avemaría de Málaga y que implica a profesores, familias y alumnos en la prevención del acoso. La idea de esta iniciativa, según explica el responsable de proyectos europeos de CECE, Gonzalo Santamaría, surgió de la percepción de que los alumnos están concienciados del problema del acoso pero hace falta un mayor compromiso de los profesores que, además, quedan fuera del alcance del “ciberacoso” o de los grupos de “whatsapp”, cuyos contenidos pueden ser “mucho más denigrantes que una pelea en el patio”.

Por eso se crea la figura de los “facilitadores”, que son los docentes encargados de formar al resto del claustro en prevención y uso de redes sociales. El claustro, a su vez, designa a un “team leader”, un estudiante en cada clase que periódicamente se reunirá con docentes y padres en las “aulas de convivencia” para analizar y resolver los problemas que se detectan en los centros.

Madurez tecnológica

Santamaría llama la atención sobre la importancia de que los padres valoren la madurez de los hijos antes de regalar un móvil o de dejarlos en las redes sociales sin saber lo que hacen o publican. “Controlar no significa prohibir, sino educar”, aclara, y por ello estas aulas tienen también la función de concienciar a las familias sobre lo que significan las redes sociales y el hecho de que sus hijos puedan tener una doble vida online.

La iniciativa lleva un año y medio en práctica en las Escuelas Avemaría y ha funcionado no sólo como un instrumento para atajar el problema de la convivencia en los colegios, sino como una herramienta de comunicación permanente con las familias que trasciende el momento puntual en el que hay problemas.

Los proyectos presentados en la conferencia de la EAN ponen el foco en el “sujeto pasivo”, porque “los que no hacen nada son tan culpables como los demás”, asegura Gonzalo Santamaría. En este sentido, otra novedosa iniciativa ha sido un proyecto italiano de “storytelling” (contar historias) a través del cine, que consiste en pedir a los escolares que creen su propia película a partir de fragmentos de otras películas en las que se retratan situaciones de acoso tanto en la escuela como en la vida de los adultos para, de esta forma, involucrar y concienciar a todo el grupo en la prevención del acoso.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.