Inicio /  /  ESADE adapta el aprendizaje a la revolución digital

Cambio de modelo

ESADE adapta el aprendizaje a la revolución digital

ESADE adapta el aprendizaje a la revolución digital La escuela creará nuevos espacios para el trabajo de profesores y alumnos (Foto: ESADE)

ESADE Business School ha desarrollado y aplicado durante un año y medio un nuevo modelo de aprendizaje, que se extenderá durante este curso y con el que quiere responder a los desafíos de la globalización y la transformación digital.

Este proyecto de renovación educativa, que ha sido bautizado como “Student First”, se basa en cuatro pilares principales. En primer lugar, las clases magistrales desaparecen y el trabajo del profesor pasa por poner a prueba los conocimientos que los alumnos consolidan en base a retos (aprendizaje basado en proyectos). En segundo lugar, los estudiantes deben trabajar la teoría básica antes de asistir a clase, de forma que las actividades en el aula consisten en aclarar, profundizar o debatir la materia (lo que se conoce como “flipped-classroom” o clase invertida).

El tercer eje de acción reside en la utilización de plataformas y contenidos digitales, que permiten trasladar fuera del aula una parte importante del aprendizaje individual, de las interacciones entre profesores y estudiantes e incluso de la evaluación de los aprendizajes. Y en cuarto lugar, la escuela habla de un aprendizaje en “gran angular”, que supera las barreras de las disciplinas académicas y abarca las materias de forma transversal.

Un proyecto de tres años

La nueva metodología ha sido desarrollada y aplicada durante un año y medio, y se espera su plena implantación en el plazo de un año. Hasta ahora, además de la creación de un centro de innovación pedagógica, el proceso ha llevado a la puesta en marcha de un programa piloto en el que ocho profesores han aplicado el nuevo método con más de 1.000 alumnos. Durante este curso continuará la fase de expansión y se espera la incorporación de un tercio de los aproximadamente 130 profesores del claustro.

ESADE destinará, durante estos tres años, diez millones de euros a este proceso de renovación que implica la incorporación de infraestructuras tecnológicas, el desarrollo del nuevo ecosistema, núcleos avanzados de experimentación y simulación y un plan ambicioso de adecuación de los espacios físicos.

La escuela de negocios subraya su apuesta para que el modelo de aprendizaje sea fundamentalmente un proceso experiencial. Para ello, instalará sus nuevos laboratorios en el edificio “Esadecreapolis”, al lado de “EGarage” (espacio de emprendimiento) y de “EWorks” (espacio para llevar a cabo las ideas y proyectos). En este entorno abrirá sus laboratorios y prevé instalar un “Decision Lab”, donde profesores e investigadores puedan explorar los procesos de toma de decisión en los mercados. En pocos meses, tiene previsto abrir además un “Design Factory”, en el que alumnos acompañados por sus profesores puedan buscar soluciones a nuevos retos, además de un “Fab Lab” para construir prototipos y realizar pruebas para nuevos productos o o diseños.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.