Inicio /  /  Iniciativas educativas que despiertan el interés por la Ciencia y la Tecnología

Vocaciones científicas

Iniciativas educativas que despiertan el interés por la Ciencia y la Tecnología

Iniciativas educativas que despiertan el interés por la Ciencia y la Tecnología Foto de familia del encuentro organizado por Fecyt en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología

Las acciones de divulgación científica en la ESO incrementan en casi un 6% el interés de los alumnos por las disciplinas científicas y tecnológicas, lo que podría equivaler a cerca de 5.000 jóvenes más dispuestos a cursar estas enseñanzas.

Las conclusiones de un estudio elaborado por la Fundación Española de Ciencia y Tecnología (FECYT), la Obra Social “la Caixa” y Everis, titulado ¿Cómo podemos estimular una mente científica?, destacan que estas acciones aumentan especialmente la atención entre alumnos de entornos educativos más desfavorecidos (en un 9,5%) o entre estudiantes con menor rendimiento académico (en un 12,8%), y tienen un impacto positivo entre los indecisos y aquellos con una predisposición moderada al esfuerzo. El estudio, realizado durante dos cursos con la participación de más de 2.500 estudiantes de ESO en actividades promovidas por FECYT y CosmoCaixa. muestra también el peso de la influencia de los amigos y el entorno en la elección vocacional, que puede incrementar el interés hasta un 8,7%, así como de la información y orientación que reciben, entre otros factores.

En España, sólo 13 de cada 1.000 personas han completado sus estudios en las llamadas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas por sus siglas en inglés), a pesar de que el empleo para sus titulados crecerá un 14% hasta 2020 en la Unión Europea, de acuerdo con las previsiones del Centro Europeo para el Desarrollo de la Vocación Profesional. El impulso de las vocaciones, por tanto, se convierte en una prioridad política en la agenda educativa europea, ante la preocupación por reducir la brecha entre la creciente demanda del mercado laboral y el insuficiente número de jóvenes que acceden a estos estudios, tal y como destacó el director general de la FECYT, José Ignacio Fernández Vara, durante una jornada celebrada en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (MUNCYT) en la que se dieron a conocer distintas iniciativas educativas de éxito en este sentido.

Washington STEM. Se trata de un proyecto del estado de Washington en Estados Unidos para avanzar en una educación STEM innovadora, de excelencia y de calidad que se traduzca en prosperidad, competitividad y éxito para la región. El CEO de este proyecto, Patrick D’Amelio, habló del trabajo enfocado a la “Innovación”, con el desarrollo de nuevas ideas en desarrollo profesional del profesorado, el refuerzo de las Matemáticas, el aprendizaje orientado al terreno profesional, las tecnologías de la información y la formación en ingeniería desde Preescolar; las “Redes” (apoyo a comunidades y regiones y reuniones de profesores), y la acción política, basada en el apoyo de un liderazgo estatal para mejorar la educación.

JUMP Math. El programa de enseñanza de Matemáticas creado por el canadiense John Mighton se desarrolla en los seis cursos de Primaria y el ciclo inicial de Secundaria. La iniciativa se basa en la ciencia cognitiva, dinámicas participativas, evaluación continua y división de las lecciones en pequeñas unidades fáciles de asimilar. Según su creador, permite obtener el máximo rendimiento y muestra que todos los alumnos pueden tener éxito y dominar los conceptos básicos.

Science on Stage. Una plataforma europea puesta en marcha por y para los profesores de Ciencia y Tecnología de todos los niveles escolares, dirigida al intercambio de ideas en la metodología docente y a poner de relieve la importancia de estas enseñanzas. Cada dos años se organiza un festival itinerante al que acuden más de 350 profesores de 25 países para compartir metodologías, buenas prácticas e iniciativas, como explicó Rosa María Ros, del  Consejo Ejecutivo de Ciencia en Acción.

Desafío Fundación Telefónica. El proyecto busca propuestas innovadoras en la enseñanza de las disciplinas científicas y tecnológicas, con la implicación de profesionales y representantes empresariales normalmente alejados del ámbito educativo. Entre sus prioridades destacan los modelos mixtos y flexibles para su aplicación curricular o extracurricular, el apoyo a la figura del mentor para alumnos y docentes a través del voluntariado, el aprendizaje basado en proyectos y el equipamiento tecnológico.

Otras iniciativas españolas corresponden al programa educativo Del Código al Proyecto, puesto en marcha por la Fundación Créate y centrado en el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), la innovación, el “design thinking” y el emprendimiento, así como al programa Investiga I+D+i, de la Fundación San Patricio, cuyo finalidad reside en fomentar el interés por la investigación mediante el trabajo en cuestiones de actualidad.

La propia FECYT cuenta con un programa específico de actividades, entre las que destacan los Campus Científicos de Verano, donde estudiantes de 4º de ESO y 1º de Bachillerato se incorporan a proyectos reales de investigación dirigidos por profesores universitarios; el Finde Científico, feria de ciencia que se celebra en Madrid y donde participan colegios, museos, centros de investigación y familias; la Cadena de la Innovación, para estudiantes de Formación Profesional, o el concurso Innovaciencia, que anima a los menores de 30 años a ofrecer soluciones innovadoras y prácticas a problemas reales.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.