Inicio /  /  La Campaña Mundial por la Educación pide financiación para un acceso universal

SAME 2016

La Campaña Mundial por la Educación pide financiación para un acceso universal

La Campaña Mundial por la Educación pide financiación para un acceso universal La Semana Mundial por la Educación se celebra en más de 124 países

La Semana de Acción Mundial por la Educación, que se celebra del 25 al 30 de abril, ha puesto este año el foco en la protección que ejerce la escuela sobre las personas y en la necesidad de que los gobiernos destinen los recursos necesarios para una adecuada financiación.

En la actualidad, alrededor de 124 millones de niños, niñas y jóvenes en el mundo no van a la escuela. De ellos, 59 millones carecen de acceso a la educación primaria y otros 65 no llegan a secundaria. Así las cosas, el año 2016 ha comenzado con la aprobación de una nueva Agenda de Educación, en la que todos los países del mundo se comprometen a trabajar para asegurar una educación inclusiva, equitativa y de calidad para todos en el horizonte de 2030.

Sin embargo, la Campaña Mundial por la Educación, coalición internacional formada por ONG, sindicatos educativos, centros escolares y movimientos sociales, advierte de que las buenas intenciones y los compromisos políticos dependen de una financiación suficiente y de que son necesarios 340.000 millones de dólares anuales para garantizar 12 años de educación obligatoria y gratuita en los países en desarrollo.

La Semana de Acción Mundial por la Educación (SAME), que se celebra en España y en más de 124 países, se moviliza así este año para pedir a los gobiernos que destinen el presupuesto necesario para financiar los compromisos adquiridos. Los organizadores llaman la atención sobre la protección que la escuela y la educación ejercen sobre los menores y contra la pobreza, ya que “hace a la persona menos vulnerable, más libre y con opciones de participación en su sociedad”. La educación, matizan, “protege en contextos de emergencias y conflictos, construye paz y promueve la participación social”.

En el caso de España, señala la coalición que no sólo se ha recortado la inversión en Ayuda Oficial al Desarrollo, sino que los ajustes también han afectado a la inversión en educación a nivel estatal y autonómico. Entre otras medidas, reclaman que el Gobierno destine al menos el 8% de la Ayuda Oficial al Desarrollo a educación básica, como se recomienda en la proposición no de ley del Congreso de los Diputados de 2006 y en la moción del Senado de noviembre de 2013. A su vez, demandan destinar al menos el 4% de la ayuda humanitaria a educación y que tanto el Gobierno central como las comunidades autónomas aumenten el presupuesto educativo hasta un mínimo del 5% del PIB.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.