Inicio /  /  La cercanía y la falta de información determinan la elección de colegio

Escolarización

La cercanía y la falta de información determinan la elección de colegio

La cercanía y la falta de información determinan la elección de colegio Los expertos aconsejan buscar información sobre el rendimiento o el proyecto pedagógico (Foto: SFP)

La proximidad de los colegios al domicilio familiar suele ser el criterio predominante en la elección de las familias, algo que tiene ventajas en la vida diaria pero que en ocasiones conlleva una ausencia de reflexión sobre el proyecto educativo que se quiere para los hijos.

Colegios de toda España se encuentran inmersos en la matriculación de los escolares para el próximo curso, superado ya el plazo de solicitudes y reclamaciones en las diferentes comunidades autónomas. Padres y madres han elegido el centro en el que se formarán sus hijos, un camino largo y decisivo para su futuro que, en la mayoría de los casos, está condicionado por los criterios de cercanía al hogar y renta de las familias.

La libertad de elección está limitada por los baremos utilizados para la asignación de las plazas, explica Juan Carlos Rodríguez, profesor e investigador de Analistas Socio-Políticos, de manera que “en algunos lugares apenas se puede elegir porque las posibilidades son muy reducidas, y para salir de una determinada zona se necesitan puntos y eso reduce las opciones”.

Los criterios para la elección de centro priman por encima de todo la cercanía, un factor que también es prioritario en las familias “y que tiene su lógica por la intendencia en la vida diaria, pero que tiene la desventaja de que te conformas con lo que hay cerca y no buscas más”, añade Rodríguez, quien destaca que “eso lo hace muchísima gente, en parte condicionados por la regulación existente”.

Al dominio de la cercanía se añade el hecho de que “casi no hay información de los colegios, apenas hay datos del rendimiento de los alumnos”. Y aunque en algunas comunidades “hay pruebas cuyos resultados más o menos se comunican, no siempre han sido diseñadas con todo el rigor necesario, no son objetivas, aunque al menos dan pistas”. Con la poca información disponible, “la elección se hace un poco a ciegas y basada en conocimientos informales de conversaciones con amigos, familiares o vecinos”.

Los expertos señalan que los criterios predominantes aparcan lo sustancial. Al final se elige entre dos o tres colegios, con escasas alternativas entre públicos, concertados y privados, y que todo este sistema redunda en un escaso esfuerzo de los propios centros por diferenciarse del resto.

Rodríguez, que también es miembro del equipo de estudios de la Fundación Europea Sociedad y Educación, indica que lo mejor sería “buscar la mayor información posible, relativa a las características del centro, la calidad de los profesores, si tienen un proyecto determinado”, así como alguna información indirecta del rendimiento como pueden ser los resultados de selectividad. El plan de estudios tiene pocas variaciones en los centros en general, explica, y en aquellos que pueden adoptar otros modelos, como los internacionales, entran en acción importantes factores económicos condicionados por los ingresos familiares.

Indagar y preguntar

El investigador aconseja “entrar en internet para buscar información acerca de los centros, que tienen sus propias páginas web que pueden dar pistas de lo que ofrecen”. Y hablar con la gente o con la dirección de los centros porque, “aunque es costoso, es otra forma de enterarse”. Las familias pueden valorar más la forma de aprender que de los propios contenidos. “Por ejemplo, que tenga un proyecto pedagógico diferente, que ofrezcan un aprendizaje con métodos más innovadores”, aunque “a muchos lo único que les importa es que sus hijos aprueben y obtengan la titulación correspondiente”.

Como solución lógica al baremo de la cercanía, Rodríguez apunta a la ampliación delas zonas de referencia, aunque asume que los desplazamientos implicarían una nueva política de becas para transporte y rutas. Y para remediar la falta de información, sugiere la conveniencia de crear un espacio al que se pueda “añadir una mejor información que signifique algo, lo que tenga que ver con el rendimiento, el proyecto pedagógico, la composición del centro”. En Inglaterra, explica, “hay una base de datos con información de cada centro, incluidos los resultados de las pruebas”. “La gente tiene suficiente capacidad crítica para valorar todos estos datos de forma objetiva”, aclara.

Una encuesta sobre la elección de los centros revelaba que uno de cada diez padres admitía no haber recogido información sobre ningún centro para tomar su decisión, y que uno de cada tres (32%) sólo se había informado de uno, mientras que uno de cada cinco (20%) se había informado de dos. Por término medio, la búsqueda de centro implica 2,27 centros.

La media de centros consultados era más alta cuanto mayor era el tamaño de la localidad, un dato relacionado con la escasez de colegios en los pueblos. La media de quienes llevan a sus hijos a un colegio privado era mayor y también se encontraban diferencias en función de la comunidad autónoma de residencia, con medias relativamente altas en comunidades con elevada presencia de enseñanza privada (Madrid, Cataluña) y baja en regiones con un peso reducido del sector privado (como Andalucía).

 




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.