Inicio /  /  La lucha frente a la violencia contra la mujer empieza en la escuela

Igualdad y derechos

La lucha frente a la violencia contra la mujer empieza en la escuela

La lucha frente a la violencia contra la mujer empieza en la escuela Fragmento extraído de los datos de la Violencia contra las Mujeres de la ONU

Una de cada tres mujeres y niñas sufren alguna forma de violencia física o sexual a lo largo de sus vidas, según la ONU, cifra que en algunos países asciende a siete de cada diez. La escuela, los planes de estudio y los materiales de estudio pueden ayudar a erradicar estas conductas.

El 25 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, un fenómeno del que no están exentos ni los jóvenes ni los colegios. De hecho, el Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo 2015 de la Unesco incluye la violencia por razones de género en la escuela o el entorno educativo como una de las peores manifestaciones de discriminación por motivos de sexo, con consecuencias físicas, psicológicas, sanitarias y sociales “duraderas” para las víctimas.

En el ámbito concreto de España, un total de 499 menores de 18 años (de las más de 27.000 registradas en todos los tramos de edad) fueron víctimas de violencia de género con orden de protección o medidas cautelares en el año 2013, un dato que revela el “proceso de rejuvenecimiento” de este problema en los últimos años, según destaca el informe “La importancia de la prevención en la violencia de pareja”, elaborado por la profesora de Psicología y experta de la Universidad Internacional de Valencia María Jesús Hernández.

El informe señala que ya desde los 13 o 14 años los adolescentes y los jóvenes comienzan a aprender formas de comportamiento y empiezan una etapa de la vida proclive a tolerar determinadas relaciones abusivas o asfixiantes, por lo que apela a la necesidad de implantar programas de prevención dirigidos a las familias y a los colegios para promover valores en defensa de derechos como la igualdad o el respeto.

Las propuestas para desarrollar estrategias eficaces en este terreno pasarían por actuar sobre la población infantil o adolescente con la aplicación, entre otras medidas, de programas de desarrollo positivo que deriven en una mayor autoestima, autocontrol, fijación de valores, talentos e intereses, capacidad de iniciativa, toma de decisiones, manejo de los conflictos, habilidades de comunicación y, en general, más habilidades sociales.

La Unesco invita a actuar en escuelas, planes de estudio, libros de texto y materiales educativos para luchar contra esta lacra. Actos o amenazas de violencia sexual, física o psicológica son manifestaciones de un problema que no está limitado a mujeres ni a países pobres. Una encuesta realizada a más de 2.000 estudiantes de enseñanza secundaria en Estados Unidos reveló que más del 80% había sufrido acoso sexual en la escuela; otro realizado en Países Bajos indicaba que el 27% de los estudiantes habían sufrido acoso sexual por parte del personal escolar, y datos relativos a Japón o Nueva Zelandia confirman que el acceso a la tecnología en línea viene a generar nuevas formas de violencia por razones de género relacionadas con la escuela, como la llamada “ciberintimidación”.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.