Inicio /  /  La universidad supera la falta de recursos en los rankings internacionales

Ciencia y Universidad

La universidad supera la falta de recursos en los rankings internacionales

La universidad supera la falta de recursos en los rankings internacionales Mapa mundial por número de universidades incluidas en el Top 500 de ARWU

Un total de 49 países tienen alguna universidad en dos de los principales rankings internacionales como son ARWU o THE. Estados Unidos se sitúa a la cabeza, con una participación del 22%, y España ocupa la posición 13ª, con una participación del 2,5%.

Las universidades españolas tienen una producción e impacto científico adecuados al tamaño del país, aunque con recursos menores no sólo a los de los países que ocupan las primeras posiciones en los rankings internacionales, sino también a lo que corresponde a nuestro nivel de riqueza. Esta es la conclusión de una monografía elaborada por el profesor Francesc Grau, titulada “Rankings, impacto científico y sistema universitario” y cuyo objetivo principal reside en evaluar la situación de las universidades españolas dentro de los principales rankings del mundo. La publicación se suma a la serie de monografías que Crue Universidades Españolas edita a partir de los análisis de expertos en el ámbito universitario sobre cuestiones de especial relevancia e impacto.

La revisión de Francesc Grau pone especial atención en tres grandes rankings globales como son el Academic Ranking of World Universities (ARWU), los Times Higher Education World University Rankings (THE) y los QS World University Rankings, cuyos sistemas de puntuación, según explica el documento, distinguen con una precisión elevada las universidades situadas en las primeras posiciones, no así a medida que se avanza. Esto supone que, en una puntuación sobre 100, una diferencia de un punto puede significar un cambio de dos posiciones entre las 50 primeras universidades y de hasta 100 a partir de la posición 400.

El estudio establece una relación profunda entre posición en la clasificación e impacto científico. A pesar de las diferencias en los sistemas de medida, el autor sostiene que los listados presentan cierta coherencia, y la gran mayoría de universidades presentes en una determinada franja lo están en los tres rankings, debido a que en ellos la combinación de la medida de resultados de investigación, por un lado, y de encuestas sobre el cuerpo científico, por otro, significan al menos el 70% de la valoración en los tres listados.

Además, el análisis toma como referencia cinco países europeos (Suecia, Austria, Dinamarca, Finlandia e Irlanda), junto a Escocia como sistema universitario no estatal análogo al de una comunidad autónoma, y ofrece una serie de datos ilustrativos como el hecho de que el sistema dominante en este conjunto es dual, con universidades de investigación y universidades docentes, y más extenso que el español, ya que cuentan con cinco universidades por millón de habitantes frente a 1,76 en España; tienen dos universidades públicas de investigación por millón de habitantes frente a una en España; y son sistemas predominantemente públicos, con casi un 90% de universidades públicas frente al 60% en España.

La presencia de universidades de estos países en los tres rankings analizados llega al 31% de las universidades públicas de investigación, frente al 12% en España. A su vez, la financiación pública llega a ser prácticamente un 40% superior a la española en términos de porcentaje del PIB empleado. Las diferencias son mayores en financiación por habitante, del 155%, debido al menor PIB per cápita español.

El informe habla de un grupo destacado de universidades en España con impacto y puntuación por euro gastado por encima de la distribución del conjunto de países, otro grupo central similar a ellos y un tercer grupo con resultados sensiblemente inferiores. Sin embargo, el sistema universitario español se aparta del comportamiento general de tener un mayor impacto cuanto mayor es la institución.

Como ejemplo de esta tendencia, señala que 38 de las 50 universidades de estos países presentes en los rankings tienen ingresos totales por encima de los 200 millones anuales. Por el contrario, dos de las 17 universidades públicas españolas con ingresos superiores a los 200 millones de euros no figuran en ninguno de los tres ranking, mientras que 5 de las 20 con ingresos entre 100 y 200 millones figuran en ellos y una está en los tres.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.