Inicio /  /  Las fundaciones ayudan a más de un millón de alumnos y 60.000 docentes

Iniciativas educativas

Las fundaciones ayudan a más de un millón de alumnos y 60.000 docentes

Las fundaciones ayudan a más de un millón de alumnos y 60.000 docentes Javier García Cañete, Javier Nadal y Leticia Soberón, de izquierda a derecha

Las fundaciones realizan una labor educativa que alcanza a más de un millón de alumnos y que ayuda a corregir las desigualdades sociales y geográficas, además de contribuir a la integración social.

El primer estudio sobre actividades educativas de las fundaciones españolas, elaborado por la Asociación Española de Fundaciones con el apoyo de la Fundación Botín y la Fundación Mahou San Miguel, pone de manifiesto la contribución de estas instituciones al desarrollo personal y socioeconómica. Cada año, más de un millón de alumnos, casi 60.000 docentes, 280.000 familias y 6.000 centros de enseñanza se benefician de las iniciativas puestas en marcha por las 129 fundaciones incluidas en este estudio.

Los resultados indican que el tramo de edad más atendido se sitúa entre los 15 y los 18 años y, en el extremo opuesto, el menos atendido es el de 0 a 3 años. De cada diez actividades puestas en marcha, prácticamente ocho se dirigen a los alumnos, una a los docentes y otra a los centros educativos y a las familias. De estos datos los responsables del informe extraen dos recomendaciones: por un lado, la importancia de prestar más atención a la primera infancia; por otro, brindar un mayor apoyo a los docentes como eje esencial de la acción educativa y agente vital de la educación.

En concreto, los datos apuntan que el 8% de las actuaciones se centran en educación infantil, el 22% en primaria, el 21% en secundaria, el 25% en bachillerato y FP y el 22% en la universidad. En cuanto al ámbito social, el 66% se encuentran orientadas a la franja normal y mayoritaria de la población, mientras que un 27% están destinadas a ayudar a personas con dificultades físicas, económicas o sociales y otro 6% a personas por encima de la norma y a los superdotados.

El trabajo reconoce, además, dos dimensiones clave para una educación completa, como son el desarrollo integral de la persona y la capacitación profesional. A la primera se orientan el 77% de las iniciativas, relacionadas con competencias transversales como comunicación, gestión emocional, solidaridad o ciudadanía. A la segunda se dedican un 23% de las iniciativas, relacionadas con emprendimiento, creatividad, pensamiento crítico o habilidades digitales. En todo caso, ambas tienden a mezclarse y complementarse.

La mayoría de las actividades llevan a nuevas metodologías que rompen con la clase magistral e introducen una mayor actividad de los alumnos para resolver problemas o afrontar retos, presentar propuestas, incorporar tecnologías digitales y elementos audiovisuales, al tiempo que incorporan aspectos artísticos, creativos y lúdicos, añade el análisis, que llama a su vez a una mayor colaboración entre las fundaciones para conseguir mejores resultados.

En la presentación del estudio, el presidente de la AEF, Javier Cañete, se ha referido a la urgencia de mejorar la educación en España para afrontar los retos del futuro, mientras que el director del área de Educación y del Observatorio de Tendencias de la Fundación Botín, Javier García Cañete, ha valorado el trabajo como un primer paso para la integración de los esfuerzos que realizan las fundaciones y para lograr un mayor impacto de la labor educativa en España.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.