Inicio /  /  Los robots toman las aulas como nuevo recurso para la enseñanza

Robótica y programación

Los robots toman las aulas como nuevo recurso para la enseñanza

  • Ingenios como “Dash & Dot” potencian el aprendizaje, las habilidades técnicas y personales

Los robots toman las aulas como nuevo recurso para la enseñanza Dash & Dot son dos robots educativos que impulsan el aprendizaje del alumnado de entre 5 y 14 años

Los colegios españoles avanzan en la introducción de la robótica y la programación en las aulas, en línea con países más avanzados como Finlandia o Reino Unido, donde son protagonistas de la metodología y los currículos. Los robots y sus aplicaciones son un nuevo medio de aprendizaje y desarrollo de la creatividad, el pensamiento o el razonamiento.

Profesores y alumnos cuentan así con singulares “compañeros de clase” como la abeja Bee-Bot para niños de 3 a 7 años, los WeDo y Mindstorms de Lego, los kits BQ, herramientas de software y hardware como Arduino o lenguajes de programación como Scracht, diseñados para su utilización desde edades muy tempranas.

Un grupo de alumnos desarrolla actividades con Bee-Bot

Un grupo de alumnos desarrolla actividades con Bee-Bot

Las editoriales no han sido ajenas a la entrada de estos instrumentos, considerados como un complemento para el desarrollo de las competencias y habilidades entre los escolares. Es el caso de Vicens Vives, que apoya la introducción de la robótica en las aulas a través de Dash & Dot, dos robots educativos que impulsan el aprendizaje del alumnado entre 5 y 14 años.

Desde Vicens Vives subrayan que Dash & Dot son los primeros robots educativos pensados para que la programación, acotada a las aulas de Secundaria, pueda ponerse completamente en práctica desde los cinco años. Aseguran además que estos ingenios desarrollados por Vikus Gupta, un ex trabajador de Google, han sido diseñados para potenciar habilidades como la resolución creativa de problemas, el pensamiento computacional, la capacidad organizativa o la toma de decisiones.

Sus posibilidades también incluyen abordar de forma transversal diferentes áreas del currículum desde el juego o la enseñanza por proyectos. “Dash & Dot tienen un diseño y carácter amable, por lo que es muy fácil que los más pequeños creen un vínculo con ellos, y permiten trabajar valores como la responsabilidad, la empatía, el respeto o el trabajo en equipo”, explica Gloria Santaeulària, pedagoga de la editorial. Las actividades que se proponen siempre se desarrollan en parejas o grupos de cuatro o cinco niños, en las que aprenden a trabajar en equipo o a tomar decisiones conjuntas.

La editorial Vicens Vives ha desarrollado actividades para Matemáticas, Ciencias Naturales, Lengua, Ciencias Sociales y Programación en toda la Educación Primaria. Los robots se adaptan a los diferentes ritmos de aprendizaje, estilos de juego y motivaciones del alumnado y reaccionan a las acciones que se programan a través de cuatro aplicaciones, con las que se pueden reproducir voces, realizar un circuito, hacer composiciones musicales, calcular una distancia o programar por iconos, entre otras actividades.

Posibilidades

Con ellos se pueden calcular distancias, ángulos o variables, reproducir sonidos, trabajar las figuras geométricas o el magnetismo, los continentes o las fracciones, crear música o representar obras de teatro, precisa Gloria Santaeulària. “Tienen tantas opciones que los niños y niñas pueden convertirse en lo que quieran, pueden crear historias, juegos o laberintos, resolver retos propuestos por el profesor, inventar accesorios con Lego o, incluso, desarrollar programas a través de la API para construir apps propias de Dash & Dot”. Con un poco de imaginación, sostiene, se pueden utilizar en todas las áreas de conocimiento, y de hecho permiten desarrollar desde el pensamiento estratégico, el razonamiento matemático y la creatividad hasta las habilidades técnicas, como el diseño o la construcción, la educación emocional y los valores.

En Estados Unidos son más de 600 los centros educativos que utilizan estos dos robots que en España han sido recibidos “con mucho entusiasmo”. Pese a las dificultades que surgen a la hora de poner en marcha proyectos de robótica educativa, “empieza a haber experiencias muy interesantes e innovadoras en algunas escuelas, tanto dentro de las aulas como en actividades extraescolares”, que utilizan estas nuevas herramientas como un recurso más que ayuda a mejorar las clases.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.