Inicio /  /  Naciones Unidas alerta del impacto de la violencia de género en escuelas de todo el mundo

Violencia escolar

Naciones Unidas alerta del impacto de la violencia de género en escuelas de todo el mundo

Naciones Unidas alerta del impacto de la violencia de género en escuelas de todo el mundo La violencia se manifiesta en acoso verbal y sexual, abusos, castigos corporales o intimidación

La violencia de género en las escuelas y sus alrededores impide a millones de niños de todo el mundo el pleno desarrollo de su potencial académico. Así lo indica un informe de Naciones Unidas en el que se pide la adopción de medidas urgentes para combatir este problema.

Un fenómeno que se manifiesta en acoso verbal y sexual, abusos sexuales, castigos corporales e intimidación y que, entre sus consecuencias, incluye un mayor absentismo escolar, malos resultados académicos, deserción escolar, baja autoestima, depresión, embarazos e infecciones de transmisión sexual como el VIH.

Todo ello tiene un efecto perjudicial sobre el aprendizaje y el bienestar, según destaca el documento elaborado por el Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo, la Unesco y la Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas (Ungei).

Esta forma de violencia, de cuya magnitud todavía no se tienen datos precisos, parece afectar por igual a menores de ambos sexos y cualquier lugar del planeta. A pesar de que los estudios sobre violencia sexual muestran una mayor prevalencia entre las niñas, investigaciones adicionales en relación con la escuela revelan que también los niños se encuentran en situación de riesgo.

Además, el problema no se ciñe exclusivamente a los países de menores ingresos. De hecho, un estudio realizado en los Países Bajos reveló que el 27% de los escolares había sufrido acoso sexual por parte del personal de la escuela. En Reino Unido, otro estudio estimó que una de cada tres chicas de 16 a 18 años había sufrido contactos sexuales indeseados en el colegio. Jóvenes de República Dominicana, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Panamá relatan abusos regulares en las escuelas, según recoge el informe.

No obstante, hay una serie de factores que incrementan el riesgo de violencia de género relacionada con la escuela como son la pobreza crónica, los conflictos y las crisis, las condiciones de vida inestables, así como la discriminación por motivos de orientación sexual, discapacidad o etnia.

Incidencia en mujeres

Diversos estudios alertan de que las mujeres adolescentes son especialmente vulnerables ante la violencia, el acoso y la explotación sexuales, incluso en el entorno escolar. En los países de ingresos bajos y medianos, el 10% de las jóvenes de 15 a 19 años denunciaron casos de relaciones sexuales forzadas y otros actos sexuales. Un estudio nacional realizado en Sudáfrica revelaba que casi el 8% de todas las niñas que cursaban secundaria había sido objeto de una violación o de una agresión sexual grave en la escuela.

Así las cosas, uno de los tipos más ocultos de violencia escolar reside en el “bullying”, que incluye violencia física, abuso verbal o intentos de causar daño psicológico a través de la humillación o la exclusión. La intimidación verbal constituye una de las formas de violencia escolar sobre la que se tienen más datos y se estima que cada año 246 millones de niños y niñas son objeto de estas conductas.

El cuadro muestra los resultados en Matemáticas de escolares víctimas de bullying en diversos países

El cuadro muestra los resultados en Matemáticas de escolares víctimas de bullying en diversos países

La directora de la Secretaría de la UNGEI, Nora Fyles, lamentó que en los últimos 20 años han aumentado las actividades por acabar con la violencia de género contra las mujeres pero “la violencia de género en las aulas y en sus alrededores ha pasado mayormente desapercibida”. “La escuela debería ser un lugar seguro para los jóvenes, especialmente para aquellos de países marginados y afectados por conflictos”, ha afirmado la directora general de la Unesco, Irina Bokova.

Por su parte, el director del Informe, Aaron Benavot, ha asegurado que “acabar con la violencia de género relacionada con la escuela permitirá mejorar la asistencia escolar, la calidad de la educación que reciben los niños y los resultados de aprendizaje”.

Por todo ello, las tres organizaciones han hecho un llamamiento para la adopción de mecanismos de protección y prevención, una mayor investigación y seguimiento, una acción integrada de docentes, personal sanitario, policías y sociedad civil, así como el compromiso de erradicar estas conductas dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para después de 2015.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.