Inicio /  /  Robótica, reciclaje y emprendimiento en la First Lego League de Tenerife

Competición internacional

Robótica, reciclaje y emprendimiento en la First Lego League de Tenerife

Robótica, reciclaje y emprendimiento en la First Lego League de Tenerife Foto de la clausura del encuentro celebrado en Tenerife

Equipos de jóvenes escolares menores de 16 años de 40 países de los cinco continentes han participado en la First Lego League Open European Championship, una competición celebrada en Tenerife que ha puesto a prueba sus habilidades de robótica, sus ideas para solucionar el problema de los residuos y su capacidad para trabajar en equipo.

Han sido cerca de mil los participantes en esta competición, destinada a despertar el interés y las vocaciones de los jóvenes por la ciencia, la tecnología y la robótica, y en la que han tenido que superar tres desafíos: construir un robot con piezas de Lego, un máximo de cuatro motores, un número de sensores limitado y un sinfín de accesorios para que resuelvan determinadas misiones en un máximo de 2:30 minutos; defender en inglés un proyecto científico relacionado con la gestión de los residuos y demostrar la solidez de los valores de su trabajo.

Los integrantes del equipo Bepa Nais de Barcelona

“Antes la tecnología no me llamaba mucho la atención y ahora me encanta”, confesaba una joven del equipo Bepa Nais, formado por alumnos de 15 años de la Escola Betania Patmos de Barcelona. Como el resto de participantes, llevan un año trabajando en sus robots y sus proyectos científicos, en su caso un cortador de botellas de vidrio que, tras pasar por agua hirviendo y con hielo, convierten en vasos, pequeños floreros o lámparas. Han diseñado todo el proceso, se han encargado de hacer contactos y encontrar los patrocinios para desarrollar el proyecto y pagar el viaje a la competición, porque son jóvenes emprendedores, como destacan Josep y Marta, sus dos entrenadores. Todos los equipos participantes lo son, y ése era precisamente uno de los objetivos: ”Tienes que ser tú el que trabaja, te demuestra que somos capaces de hacer mucho”, aseguran los alumnos, quienes valoran el hecho de “poder conocer a gente de todos los países”. “Hemos aprendido muchísimo”, concluyen.

En total han sido ocho los equipos españoles que han llegado a esta cita europea de la First Lego Competition (se celebra una en cada continente), impulsada en España por la Fundación Scientia y organizada con el apoyo del Cabildo de Tenerife. Equipos que no sólo proceden de colegios e institutos. La Fundación M.Torres, empresa de tecnología que fabrica máquinas para la industria aeroespacial y de las energías renovables, apadrina el trabajo de dos equipos de Murcia y tres de Pamplona formados por los hijos de sus empleados.

El que ha llegado a Tenerife procede de distintas ciudades murcianas. Su proyecto científico, un código para separar los residuos. Cada fin de semana, los jóvenes han acudido a los talleres acompañados por sus progenitores, que de alguna manera también forman parte del proyecto. La iniciativa promueve el interés de los menores por la tecnología y, a un tiempo, garantiza el relevo generacional en la compañía, asegura uno de sus responsables, José Luis Martínez.

Plantillas para pies y estropajos hechos a partir de cáscaras de naranja, obra de los miembros del equipo Oberclock Axular; una aplicación móvil que permite saber dónde reciclar, los materiales de los que están hechos los residuos o su impacto medioambiental, desarrollada por un grupo de chicas de 4º de ESO de la Escola La Vall, y otra para organizar la lista de la compra y reducir el número de residuos que se tiran, bautizada como Doof App y elaborada por el equipo Fedac Mindstorms, fueron algunos de ingenios expuestos por los equipos españoles, que rivalizaron con otras muestras de talento procedentes de todo el planeta.

Los miembros del equipo Fedac Mindstorms

Entre las propuestas de Brasil, la delegación más numerosa con nueve equipos, la de Sesi Robotics School, un sistema que separa la basura orgánica y sólida para procesarla y convertirla en energía y fertilizantes. Esta rotunda idea lanzada por jóvenes de 16 años con ayuda de ingenieros de la Universidad de Brasilia ha conseguido poner en marcha un proyecto de ley en el país para que el sistema sea obligatorio en cada ciudad. Algo similar busca uno de los dos equipos de Perú, que ha conseguido hablar con el ministro de Medio Ambiente para promover una ley que permita reducir el uso de bolsas de basura.

Jordan

Las chicas jordanas y sus envoltorios naturales

Bolsas hechas con restos de paraguas (Eslovenia); juguetes a partir de botellas de plástico, tapones o palos de helado para los niños que más los necesitan en Pakistán; un prototipo de plataforma para limpiar escombros (Bolivia); juegos para enseñar a los niños más pequeños a reciclar (Turquía) o lentes de distintos colores elaboradas a partir de excrementos de ciervo del Parque Nara (Japón) son sólo una muestra de la creatividad y compromiso de los jóvenes de la nueva “generación Z” a lo largo de todo el mundo. Una generación que tiende a borrar las diferencias por sexos. También en países de Oriente Medio como Jordania, en cuya representación se encontraba un grupo de chicas que había desarrollado un proyecto para fabricar envoltorios naturales. Aseguran que adoran las ciencias y la tecnología, que es a lo que se quieren dedicar, y que para ellas resulta de lo más normal trabajar en la escuela con el IPad y las nuevas tecnologías.

En este espacio de convivencia y talento, los jóvenes han tenido que demostrar la confianza y el espíritu de trabajo del equipo, con pruebas como construir una torre de cartas, pasarse una pelota de tenis con el cuello o tratar de deshacer un nudo de manos. “Se trata así de ver cómo trabajan y cómo se organizan, si se enfadan…”, asegura el jefe de coordinación del evento.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.