Inicio /  /  Tecnologías móviles para la educación de los refugiados

Mobile Learning Week

Tecnologías móviles para la educación de los refugiados

Tecnologías móviles para la educación de los refugiados Más de la mitad de los refugiados son menores y tienen alto riesgo de quedarse fuera de la escuela

La UNESCO celebrará del 20 al 24 de marzo en París la Mobile Learning Week, que explorará las posibilidades que ofrece la tecnología para responder a las necesidades de educación de los menores refugiados y desplazados por situaciones de emergencia y crisis.

El evento reunirá a expertos y líderes mundiales en educación, tecnología y crisis para compartir prácticas innovadoras y exponer las opciones de las que disponen los gobiernos y otras organizaciones que trabajan para poner las tecnologías móviles al servicio de la educación y mejorar el aprendizaje, especialmente en las poblaciones más vulnerables.

La organización mundial estima que cada minuto 24 personas fueron obligadas a abandonar sus hogares durante 2015, cuatro veces más que hace una década, y que una de cada 113 personas en el mundo se encuentra desplazada por conflictos o persecuciones. Más de la mitad de los refugiados (el 51%) son menores, muchos de los cuales han sido separados de sus padres o viajan sólos.

Los móviles son a menudo una de las pocas posesiones que llevan las personas que han tenido que dejar sus hogares y, en ocasiones, tienen acceso a un Smartphone, señala la UNESCO, por lo que las tecnologías móviles pueden apoyar el aprendizaje de las personas en cualquier lugar, prepararlas para trabajar o facilitar su integración en las diferentes comunidades.

La organización mundial, que cifra en unos 21,3 millones el número de refugiados, apunta que los menores son cinco veces más propensos a quedarse fuera de la escuela que los no refugiados. En la actualidad, sólo la mitad de ellos tienen acceso a la enseñanza primaria, porcentaje que disminuye con la edad, ya que apenas un 22% llega a Secundaria y sólo el 1% a la educación superior. Pese al incremento del número de menores sin escolarizar en los países en conflicto, no se tiene en cuenta la educación como factor de protección y de respuesta a las crisis para ayudar a romper los ciclos de los conflictos, es decir, como una estrategia de paz.

La organización ha creado una unidad de innovación que desarrolla nuevas soluciones para los refugiados y ha llegado a acuerdos con otras organizaciones para formar el “Acelerador de Educación Humanitaria”, destinado a identificar, apoyar y difundir las innovaciones educativas. También trabaja en un consorcio de educación superior para promover y coordinar estos estudios en contextos de conflicto, crisis y desplazamientos.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.