Inicio /  /  Una aplicación online detecta el riesgo de dislexia entre los escolares

Dytective for Samsung

Una aplicación online detecta el riesgo de dislexia entre los escolares

Una aplicación online detecta el riesgo de dislexia entre los escolares Francisco Hortigüela (Samsung) y Luz Ello, en la presentación de la nueva aplicación

Samsung y Change Dyslexia han presentado una nueva aplicación gratuita y online que, en 15 minutos, detecta el riesgo de dislexia entre los escolares mediante la combinación de juegos lingüísticos y la inteligencia artificial.

Cuenta la investigadora Luz Rello que cuando era pequeña tenía un sueño recurrente. Abría el sobre de sus calificaciones y estaba repleto de sobresalientes. Pero la realidad era muy distinta, sus notas estaban llenas de suspensos. Porque Luz Rello, al igual que uno de cada diez españoles, era disléxica, es decir, tenía dificultades en el aprendizaje de la lectura o la escritura. El sueño, por tanto, se convertía en la pesadilla del fracaso escolar, hasta que una profesora detectó su problema y el colegio le dio el apoyo necesario.

Desde entonces, la investigadora ha buscado soluciones para la dislexia, labor por la que ha recibido múltiples premios nacionales e internacionales y que ha desembocado en Dytective, una aplicación online para tablets desarrollada por Samsung y Change Dyslexia, que integra un test de juegos lingüísticos y de atención con inteligencia artificial para una detección temprana. En 15 minutos y con un 90% de precisión.

Y es que la detección es el problema fundamental de la dislexia. Se calcula que en España la sufren alrededor de 600.000 niños en edad escolar, muchos de ellos sin diagnosticar. Se trata de un trastorno de lectoescritura con base neurológica, de carácter persistente y específico, que no lleva asociado ningún hándicap físico, psíquico ni sociocultural. Aunque los niños con dislexia tienen una inteligencia normal, está detrás de muchos casos de abandono escolar, por las dificultades para deletrear palabras, leer con rapidez o en voz alta y comprender lo que se lee. Por eso, una detección a tiempo puede permitir que el alumno reciba la necesaria atención y evitar los malos resultados.

Abandono escolar

La propia Luz Rello es un ejemplo de superación. En la actualidad “systems scientist” en el Instituto de Interacción Humano-Computadora de la Universidad Carnegie Mellon y fundadora de Change Dyslexia, la investigadora ha puesto todo su talento en la búsqueda de soluciones a este trastorno. La dislexia estaría detrás de ese 40% de casos de fracaso escolar que se atribuyen a problemas de alfabetización o aprendizaje de la lectoescritura (en concreto, sería la causa del 80%). Por ello, el objetivo de la nueva aplicación, como ha explicado Rello, pasa por hacer de la detección y superación “algo divertido para los niños y dotar de recursos de aprendizaje útiles y eficaces”.

Dytective for Samsung integra una investigación patentada, desarrollada por un equipo de investigadores liderado en Carnegie Mellon University en colaboración con otras universidades (University of Maryland Baltimore County, Universitat de Barcelona, Universitat Pompeu Fabra y University of San Francisco). Para la investigación se contó con más de 300 voluntarios de diferentes países (España, Colombia, Argentina y Chile) y la colaboración de más de 100 colegios y centros especializados.

En un debate posterior a su presentación oficial, la presidenta de la asociación Madrid con la Dislexia, María Sanz-Pastor, aseguró que “detectar la dislexia es esencial pero hacerla visible es todavía más importante”, y demandó mayores recursos para estos alumnos, como becas, reserva de plazas en la universidad o una formación especializada para que los profesores puedan enseñar a leer a todo tipo de estudiantes. Por su parte, la presidenta de la Fundación Trilema, Carmen Pellicer, recordó que “todo niño tiene derecho a la excelencia educativa” y apuntó a la insuficiente formación del profesorado para abordar estos casos, cuando “en las manos del maestro está la clave de cambiar la vida de los alumnos”. Todos los intervinientes, eso sí, coincidieron en la necesidad de encontrar los mecanismos para ayudar a estos jóvenes y conseguir que se sientan capaces de hacer cosas extraordinarias.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.