Inicio /  /  Una brecha digital entre la escuela y los hogares

Tecnologías educativas

Una brecha digital entre la escuela y los hogares

Una brecha digital entre la escuela y los hogares Evolución de la utilización de Internet entre los 10 y los 15 años de 2009 a 2014

Los centros españoles presentan un elevado nivel en equipamiento informático y su uso ha avanzado tanto en las escuelas como en los hogares, aunque estos últimos son los lugares de los que pueden derivar las mayores desigualdades.

La progresiva introducción de la tecnología en las escuelas y el esfuerzo público realizado en el marco del programa Escuela 2.0 han propiciado que España se encuentre en una buena posición internacional a nivel de equipos informáticos, aunque esta situación, sin embargo, contrasta con el bajo uso que reciben en los centros, señala el catedrático de la Universidad Complutense Mariano Fernández Enguita.

El informe de Indicadores comentados sobre el estado del sistema educativo español 2016, elaborado por la Fundación Europea Sociedad y Educación y la Fundación Ramón Areces, apunta que los centros públicos contaron en el curso 2013-2014 con un ordenador por cada tres alumnos para la realización de actividades de enseñanza y aprendizaje, mientras que la ratio en los centros privados era de un ordenador para cuatro alumnos.

Estas cifras varían en los centros públicos de las diferentes comunidades autónomas, de forma que Madrid registra el mayor número de alumnos por ordenador (5,7), seguida de Comunidad Valenciana (4,7) y Navarrra (4,3), mientras que Extremadura (1,5), País Vasco (1,6) y Baleares (1,8) presentan las mejores proporciones en esta relación.

El uso de la tecnología en las aulas supone una respuesta casi natural al acceso masivo de Internet entre los jóvenes. En España, el 92% de los alumnos entre los 10 y los 15 años son usuarios de la red y la edad más frecuente del primer acceso se sitúa entre los 7 y los 9 años (un 45,3%), aunque casi el 15% lo hicieron a los 6 años o menos. En general, son más los que lo usan en casa (82,6%) que los que acceden en el centro educativo (63,4%).

Los datos indican, por tanto, que hay un 17,4% de escolares encuestados que no acceden desde sus hogares, probablemente por no disponer del equipamiento adecuado. El catedrático de la Complutense recuerda, además, que hay una “brecha digital de segundo orden”, que se refiere no al acceso sino a los contenidos (aprendizaje o entretenimiento) y en la que influyen factores como la clase social y el nivel educativo de los padres.

A pesar de que el uso del equipamiento informático ha avanzado en los últimos años tanto en los hogares como en las escuelas, Fernández Enguita advierte, por un lado, de que no hay brecha digital entre los centros pero sí desigualdades, así como de que la institución escolar, por otro lado, no evita ni compensa la brecha digital residual que queda en los hogares. “El problema está en el desfase de la escuela respecto a las familias y en que a los alumnos que no tienen medios fuera no se les van a proporcionar dentro”, precisa el catedrático, “sigue habiendo una brecha fuera que la escuela no va a cubrir”.

Además, aunque la escuela privada se encuentra todavía peor equipada que la pública, su nivel de dotación aumenta más rápidamente y, de mantenerse esta tendencia, la digitalización podría reforzar la división ya existente. Los centros privados y concertados, en general, se han mostrado más diligentes en el desarrollo y puesta en práctica de proyectos de innovación de base tecnológica, lo que puede estar relacionado con la capacidad de dirección. “Puede que tengan menos equipamiento, pero es probable que lo usen más”, añade el catedrático.




Secciones:        
Periodista especializada en Educación, Universidad e Investigación.